Hill pronostica doblete de Mercedes e incidente entre los líderes en Francia

0
1113
f1

Damon Hill ha lanzado una predicción para el Gran Premio de Francia. Doblete de Mercedes, con Lewis Hamilton por delante de George Russell y Carlos Sainz, en tercera posición. El campeón del mundo de Fórmula 1 de 1996, además, pronostica que Charles Leclerc y Max Verstappen chocarán y quedarán apeados de la carrera.

Seguro que Liberty Media firmaría este resultado, que pondría el Campeonato todavía más al rojo vivo y seguro que Toto Wolff lo firmaría porque un resultado así maquillaría por completo la temporada. Así que pudiera pensarse que el pronóstico de Damon es más un deseo que una apuesta lógica y ponderada.

Pero quizás lo que dice Damon no sea tan descabellado. Los Mercedes han mejorado y traerán mejoras aquí. Todavía están por detrás de Red Bull y Ferrari, pero no mucho; cada vez se acercan más. Sin Charles Leclerc y Max Verstappen en pista y con Carlos Sainz viéndose obligado a remontar por estrenar unidad de potencia –pasar de 20º a tercero sería excepcional– el doblete no sería extraño, sobre todo si Sergio Pérez tiene problemas de adaptación al Red Bull actual; las últimas mejoras no parece que le hayan sentado bien al mexicano.

Claro que todo pasa por ese incidente entre Charles y Max. Los dos rivales han mostrado, hasta ahora, mucho respeto. Al menos más respeto del que el piloto de Países Bajos y Lewis se tenían. Pero esto ha sido hasta el momento y en el horizonte se dibuja una ‘fecha de caducidad’. Leclerc no puede permitir que el de Red Bull le saque más puntos. Verstappen debe impedir que el de Ferrari le recupere puntos. Ya han tenido algún duelo intenso, pero conforme avanza el Campeonato, la presión crece, las exigencias crecen y la exigencia de ganar se dispara. Un caldo de cultivo que todos saben que puede conducir a ese toque, que algunos han juzgado como algo inevitable que ocurra.

Paul Ricard es, además, un trazado delicado. Piso en buen estado, pianos suaves. Posiblemente el problema del ‘porpoising’ pase a segundo plano respecto a las exigencias de esta pista. Gran velocidad punta, alguna curva rápida pero también virajes realmente lentos.

Un trazado con dos partes diferenciadas: la primera, con curvas lentas de alta carga y otro de curvas rápidas y en algunos casos empalmadas, separadas por la recta del Mistral, a su vez cortada por una chicane, donde se pasa de 320 a 135 kilómetros/hora, la única frenada realmente importante. No es un circuito exigente con los frenos, pero sí con la capacidad de aceleración; el equilibrio entre carga y resistencia aerodinámica no es fácil. Quien lo consiga tendrá muchas cosas a su favor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí