El Mini JCW de las 24 Horas de Nürburgring debuta sobre el asfalto

0
382
mini

Con motivo de los 50 años de historia de las 24 horas de Nürburgring, Mini y el equipo privado Bulldog Racing han construido un coche de carreras que se inscribirá en la clase SP3T de este año y supone el retorno de la marca a los circuitos tras varios años ausente. Con 306 caballos y un peso contenido, este Mini JCW promete dar mucha guerra en la mítica carrera de resistencia.

Este Mini JCW del equipo Bulldog Racing es el eje central de un proyecto que comenzó a tomar forma en septiembre de 2021. El coche participará en la clase SP3T, que comprende coches derivados de serie con motores turbo y hasta 2.0 litros. En ella sólo están permitidas modificaciones en áreas como la suspensión o la implementación de elementos de seguridad –algo similar al grupo N en el mundo de los rallies–. Tanto el propulsor como la caja de cambios son estrictamente de serie.

Este Mini es algo similar al Porsche 718 Cayman GT4 RS, un automóvil homologado para calle pero que compite con mínimas modificaciones en carreras de resistencia.

La edición de 2022 de las 24 Horas de Nürburgring tendrá lugar del 26 al 29 de mayo en el circuito de 25,378 kilómetros, formado por el trazado del Gran Premio de Fórmula 1 y el propio Nordschleife, en Alemania.

A principios de mayo el vehículo debutó sobre el asfalto con vistas a su debut en competición.

MINI JCW BULLDOG RACING: EXTERIOR

Este Mini JCW incorpora unos aditamentos aerodinámicos que hacen de su estética algo extremadamente radical.

En la parte delantera se ha añadido un gran splitter delantero que mejora la carga aerodinámica a altas velocidades, al tiempo que ayuda a canalizar el aire a través de los apéndices, en fibra de carbono, de los pasos de rueda. Por su parte, los bajos del coche se han carenado por completo.

Sin embargo, lo que más destaca del conjunto es la parte trasera. Si el coche de serie no tiene ya de por sí un alerón lo suficientemente grande y llamativo, la unidad de carreras va un paso más allá con un elemento de enormes dimensiones, eso sí, es ajustable.

El parachoques trasero se modifica con la incorporación de un difusor trasero que canaliza el aire que viene del frontal y la doble salida de escape se sustituye por una sola, eso sí, situada en el centro, como el modelo de calle.

Aunque desde Bulldog Racing no especifican la reducción de peso total del vehículo, han llevado a cabo una drástica dieta de adelgazamiento para reducir los 1.330 kilos de la unidad de calle. Además de vaciar el habitáculo se han instalado componentes más ligeros, como los cristales de policarbonato de Makrolon.

Sobre las llantas de serie, de 18 pulgadas, se montan unos neumáticos de competición Hankook Ventus TD.

El exterior se completa con una pintura roja muy llamativa en contraste con un techo blanco y una gran pegatina del preparador.

MINI JCW BULLDOG RACING: INTERIOR

Al acceder al vehículo pocos elementos quedan reconocibles de la unidad de calle, solo el salpicadero permanece en su sitio, aunque en la parte inferior se encuentran instalados botones adicionales para, por ejemplo, cortar la corriente.

Ahora, este Mini JCW sólo cuenta con un solo asiento OPM HTE-R carbón que cumple con la homologación FIA vigente. Justo detrás un depósito de combustible de 100 litros sustituye al original de 44 litros.

Y para que el piloto vaya completamente protegido se ha instalado una completa jaula antivuelco, pintada en el mismo color que el exterior de la carrocería.

MINI JCW BULLDOG RACING: MECÁNICA

Según la reglamentación SP3T, tanto el motor como la caja de cambios tienen que permanecer inalterados. Así pues, esta unidad cuenta con un propulsor de 2.0 litros turboalimentada que ofrece 306 caballos y 450 Newton metro de par. A él va asociado un cambio por convertidor de par Steptronic de 8 relaciones y marcha atrás. Con todo ello, la versión de calle del Mini John Cooper Works GP es capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en 5,2 segundos, y alcanzar una velocidad máxima de 265 kilómetros/hora. Esta configuración mecánica se puede encontrar en otros modelos de la gama como el Mini Countryman John Cooper Works, aunque con menos potencia. 

Aunque la caja de cambios no se puede tocar, lo que sí se puede y ha hecho Bulldog Racing es instalar un nuevo sistema de activación de cambio por levas, firmado por KMP y que tiene un coste de unos 2.000 euros.

También se ha modificado el sistema de escape deportivo, el cual añade un catalizador de competición.

Por otro lado se ha instalado una nueva suspensión de competición específica para el modelo con amortiguación ajustable. Debido a ello ha sido necesario instalar un sistema de elevación neumática, para cumplir con la altura mínima exigida por la reglamentación.

Todas las piezas móviles del chasis y la suspensión se han sustituido por rodamientos Uniball reforzados.

Para ofrecer una mejor respuesta de frenado se han instalado diferentes componentes de la división BMW M Performance.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí