La ambiciosa predicción de BMW con respecto a las ventas de sus autos eléctricos en 2028

0
435
bmw

Todas las marcas tienen objetivos más o menos claros con respecto a las ventas de sus eléctricos. La industria empuja rápidamente para posicionar sus vehículos dentro de la cada vez más extensa flota electrificada. BMW fue una de las primeras marcas en ofrecer coches eléctricos, pero no ha sido hasta ahora cuando realmente ha explotado su existencia. Los próximos años se presentan muy activos para los de Múnich. La oferta crecerá con seis modelos nuevos en los próximos dos años y eso les ha animado a generar una expectativa de cara a 2028 que ningún fabricante se ha propuesto.

El CEO de Bayerische Motoren Werke, Oliver Zipse, adelantó el otro día la estrategia de lanzamientos para los próximos 24 meses, empezando por el BMW i5. Muchas esperanzas están puestas en la berlina y en la ayuda que puede suponer para incrementar las ventas de eléctricos. El próximo objetivo es alcanzar una cuota de eléctricos del 15% para este año 2023. Un dato esperanzador que no se quedará ahí en los cursos siguientes. El jefe de la división BMW M, Frank van Meel, va un paso más allá y ha declarado que en 2028 esperan que la gama electrificada BEV y PHEV supere en ventas a los tradicionales ICE.

En una entrevista con el medio especializado Bimmer Today, el máximo responsable de una de las secciones más importantes de la compañía deja clara la apuesta de la marca alemana. Las estimaciones que manejan dentro de la firma es que para finales de la década las ventas de coches de combustión sean meramente testimoniales, al igual que los vehículos híbridos enchufables. El 90% de las matriculaciones deberían corresponder a coches eléctricos, aunque para lograr esa cifra deben producirse diferentes circunstancias importantes en los próximos años.

BMW iX1

En Múnich han reservado 800 millones de euros para impulsar la producción de sus nuevos eléctricos. Gran parte de la inversión se centra en actualizar las fábricas de vehículos y de baterías.Los alemanes no quieren depender de terceras empresas para que fabriquen los módulos para sus coches eléctricos, aunque, por el momento, no han logrado dicha independencia. El gran salto está programado para el año 2025. Será entonces cuando BMW estrene una arquitectura exclusiva para eléctricos, la ya famosa plataforma Neue Klasse. Sobre ella se asentará una familia que aspira a convertirse en referencia dentro de la industria.

Actualmente, BMW cuenta con una nutrida flota de eléctricos, desde el BMW i7 al BMW iX1. Este último está llamado a ser el modelo más vendido de la familia por precio y posicionamiento, aunque pronto se verá acompañado por el BMW iX2. Como ya hemos dicho, las berlinas también jugarán un factor clave, primero el i5 y poco después el BMW i3 reconvertido que será el primero en estrenar la nueva plataforma. BMW quiere destinar al menos un modelo eléctrico por cada segmento del mercado, sin olvidarse tampoco de las prestaciones que siempre han acompañado a la marca.

La división deportiva M ya ha dado el salto a la electrificación. El BMW XM es el ejemplo más claro. Un SUV desarrollado desde cero por la rama más agresiva de la compañía que llega este mismo año a los concesionarios. No será el modelo más popular de la casa, pero servirá como demostración de lo que veremos en los próximos años. Desde hace un tiempo sabemos que BMW trabaja en un M3 con cuatro motores eléctricos. Su desarrollo está suponiendo todo un reto para los ingenieros, pero este año debería cerrar su etapa de puesta a punto para empezar la comercialización.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí