Ford apoya prohibir la venta de coches de combustión en Europa en 2035

0
417
gas

Ford se ha alineado con la Unión Europea a la hora de reclamar que todos los coches que se vendan en nuestro continente, tanto turismos como comerciales, sean eléctricos desde el año 2035.

La prohibición de los coches de combustión en Europa será oficial en 2035. Así lo aprobó el Parlamento Europeo hace unos días, de tal forma que desde ese año no se podrán vender vehículos impulsados por este tipo de mecánicas. Esto no es sino la confirmación de algo que ya se barruntaba desde hacía muchos meses, lo que ha provocado diferentes reacciones entre los fabricantes. El Grupo Volkswagen, por ejemplo, mostró hace poco su preocupación por acelerar la transición hacia el coche eléctrico. Ford se acaba situar en el otro extremo. Apoya a la UE sin concesiones.

La marca del óvalo se ha unido a otras 27 empresas en una petición para garantizar que todos los turismos y vehículos comerciales nuevos en Europa sean cero emisiones en 2035, además de pedir que se establezcan objetivos para aumentar la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos en Europa. También se exige a los responsables de la Unión Europea que impulsen legislaciones que establezcan normas claras para los vehículos, condiciones propicias y un calendario para facilitar la transición a los vehículos eléctricos.

A cambio de todo esto Ford se compromete a que, en 2035, todas las ventas de vehículos en Europa sean cero emisiones. También ha mostrado su intención de conseguir el objetivo de la neutralidad de huella de carbono de sus instalaciones y proveedores en Europa.

Todo esto tiene como objetivo final que Europa alcance las cero emisiones netas de CO2 en 2050, algo que sin duda va a contribuir a amortiguar los efectos del cambio climático tanto en el planeta como en las personas.

«En Ford Europa, creemos que la libertad de movimiento va de la mano del cuidado de nuestro planeta y de los demás. Por eso nos proponemos que todos los vehículos Ford sean cero emisiones en 2035. Para conseguirlo, los responsables políticos de la UE también deben establecer objetivos nacionales obligatorios para hacer posible una infraestructura de carga eléctrica sin fisuras que esté a la altura de la creciente demanda de vehículos eléctricos», ha asegurado Stuart Rowley, presidente de Ford Europa.

A partir de ahora tanto el Parlamento Europeo como los diferentes gobiernos de los países del continente van a trabajar para decidir sus posiciones en junio y así poder aprobar una ley definitiva en otoño para definir claramente cómo afrontar la transición definitiva hacia el coche eléctrico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí