Toyota insiste y sigue apostando por el hidrógeno

0
266
toyo

Todas las compañías buscan reducir el impacto medioambiental de su flota de vehículos. La opción mayoritaria es electrificar al completo la gama, muchas compañías piensan en abrazar diferentes sistemas con la intención de ofrecer un horizonte multiplataforma capaz de adaptarse a diferentes situaciones, clientes y regiones. Toyota es el mayor fabricante del mundo con una importante presencia en todo en el mercado, incluso en regiones donde el coche eléctrico alimentado por baterías no tiene cabida. Por eso, sunuevo CEO tiene muy claro que esta solución no puede ser exclusiva y anuncia que seguirán dando importancia a otros sistemas como el coche eléctrico impulsado por una celda de combustible de hidrógeno.

La llegada de Tesla supuso un punto de inflexión en la industria del automóvil al igual que el Prius cambió el pensamiento general años antes. Nadie puede acusar a Toyota de no hacer esfuerzos por reducir la contaminación del parque de vehículos, pero a su vez estamos hablando de una marca prácticamente exclusiva en algunas regiones del mundo, como África. El vasto continente sigue ofreciendo y fabricando versiones antiguas del Toyota Land Cruiser ya que es el único coche capaz de soportar las exigentes condiciones de vida de la región.

Este y muchos otros motivos empujan a pensar a Toyota y a su nuevo CEO, Koji Sato, que los coches eléctricos a baterías no pueden ser la única solución posible para la movilidad mundial. No se pueden aplicar los mismos principios en Australia que en Sudamérica o Europa. Cada región requiere un enfoque diferente y eso es lo que están haciendo desde las más altas esferas de la corporación. La pila de combustible de hidrógeno siempre se ha ofrecido como una alternativa muy factible al cambio de movilidad que se plantea a nivel global.

Toyota Mirai Superior

No hace falta decir las numerosas ventajas que presenta el hidrógeno, aunque tampoco podemos obviar los inconvenientes que todavía siguen lastrando su implantación masiva. En una entrevista a Automotive News, Sato ha declarado: «Queremos asegurarnos de que el hidrógeno sigue siendo una opción viable. Necesitamos una cadena de suministro de producción y transporte. A menos que veamos una evolución allí, no podemos esperar un aumento del volumen en el uso de la energía».

Esto no quiere decir que Toyota o Sato ignoren el desembarco del coche 100% eléctrico porque no es así. El cambio de despacho con Akio Toyoda ha venido, en parte, provocado por ese nuevo enfoque en la estrategia de electrificación y servicios de movilidad, aunque hace ya tiempo que quedó claro que el cambio no iba a ser radical. Una vez más, ante el mencionado medio, Sato ha dejado bien claro que hay varios frentes abiertos en la compañía: «Estamos haciendo un gran esfuerzo en todo. Es importante seguir siendo flexibles para adaptar los productos y las energías a las diferentes necesidades de carbono neutral en diferentes mercados».

La gama bZ, la familia eléctrica de Toyota que utiliza baterías, está teniendo problemas para arrancar. El Toyota bZ4X acumula un problema tras otro, mientras los japoneses preparan una serie de lanzamientos de cara a los próximos años. El Toyota Mirai es la única opción de hidrógeno en la actualidad. Tras unos años en el mercado, no se puede hablar de rotundo fracaso. Toyota ha demostrado que tiene los medios y la tecnología, pero no les acompañan los otros participantes de la cadena. La obtención de hidrógeno verde y económico está lejos de producirse, aunque los japoneses siguen pensando en él como la mejor alternativa de futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí