«Verstappen debe irse de Red Bull»

0
316

Carlos Miquel

Después de la desoladora carrera de Bahrein, en la que sólo la furia y podio de un brillante Carlos Sainz nos sacó del tedio, estalló el rumor: Max se puede ir de Red Bull a Mercedes. Alguien bien informado me lo confesaba bajo la luz de los focos: «Al parecer está tan molesto con la continuidad de Christian Horner que estaría dispuesto a marcharse. Y han visto a su padre, Jos, hablando con Toto Wolff».

Ya en la madrugada de Manama conocimos la ‘salida del armario’ del polémico ex piloto holandés de Fórmula 1, una entrevista con el Daily Mail en la que pedía la cabeza del responsable de la escudería, algo nunca visto en la convulsa historia de este deporte. «Si Christian no se marcha, Red Bull explotará. Él se hace la víctima, pero es el culpable». Palabra de Jos, del que dicen en ‘radio paddock’ que mantiene una relación sentimental con la ex secretaria (y se supone ex amante de Christian), a la que Horner le mandó mensajes inapropiados.

Un caso que se ha recrudecido aún más porque la investigación independiente no ha dado los resultados que quería Oliver Mintzlaff, el nuevo director general de la marca de bebidas. Ese estudio de las pruebas por parte de un organismo independiente fue algo que pidieron los abogados de Christian después de que estuviera redactado su despido el pasado dos de febrero.

Posible ámbito privado

Más allá de lo éticamente discutible que resulte el comportamiento del ‘Team Principal’ de la escudería, el carísimo equipo de abogados que ha analizado los hechos ha desestimado las acusaciones porque Y el daño a la multinacional sería aún peor que el reputacional. Horner tiene un sueldono está claro que la ex empleada pudiera ganarlo ante un juez. estimado de 18 millones de euros al año. Si le despiden, y la justicia lo declara improcedente por ser mensajes pertenecientes al ámbito privado, el agujero económico podría ser cósmico.

¿De qué manera podría entonces la facción austriaca del equipo acabar con el díscolo Horner? Sacando toda la basura a la luz pública para obligarle a dimitir… Pero el inglés resiste. Y el último recurso, el farol de Max, que está del lado de su padre. La posibillidad de perder a su campeón para que se llevara el uno a Mercedes sería imperdonable y podría hacer cambiar de opinión al gran salvavidas de Horner, el tailandés Chalerm Yoovidhya. Este hombre de presencia discreta y cuenta corriente de treinta mil millones de euros es el hijo del descubridor de la fórmula secreta de Red Bull y posee el 51 por ciento de las acciones de la compañía. Yoovidhya no es partidario de tocar nada en el equipo campeón. ¿Cambiará de opinión?

Así que desde aquí invito a Max y Jos a que dejen de tirarse triples y conviertan la amenaza en realidad. Dice Toto Wolff, jefe de Mercedes, que «todo es posible». La Fórmula 1 se frotaría las manos ante un Mundial con el holandés en Mercedes, Fernando Alonso al volante del RB21 y Hamilton en Ferrari. El tricampeón del mundo podría demostrar que sus victorias no son sólo mérito de Newey y se aseguraría tener a un gran constructor de motores para el cambio de reglamento en 2026. Al fin y al cabo, Red Bull se va a estrenar como diseñador de propulsores.

La opción Alonso

Y podríamos tener a un español en el mejor equipo de la parrilla. Flavio Briatore estuvo hablando con Horner minutos después de comer junto a su apoderado Fernando Alonso en Aston Martin, Carlos Sainz Sr se vio con la cúpula de la escudería energética en los test. Están los dos apostados y atentos. Vamos a vivir semanas emocionantes.

RV RACING PRESS

La Fórmula 1 es ese deporte donde se pueden celebrar las victorias a golpe de escándalos. Dos machos Alfa enfrentados. Un matrimonio, deportivo y real, en el ojo del huracán. Y todo, como dice la canción, por el amor de esa mujer…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí