Tensión en Ferrari

0
290
f1

Ferrari no ha comenzado el curso 2023 de la forma que anhelaban. En Bahréin, Charles Leclerc firmó una buena carrera… hasta que su SF-23 le falló. Lo bueno es que fue un K.O. provocado por un fallo de la centralita electrónica, concretamente la que se ocupa de gestionar la batería. Es decir, esta vez no se debió a un problema relacionado con la unidad de potencia.

Mientras, Carlos Sainz sí fue capaz de acabar la cita, pero en la parte final se vio impotente (por la degradación de los neumáticos) en su lucha por el podio. Fernando Alonso, en modo remontada épica, le pasó sin contemplaciones. Al final se tuvo que conformar con ser cuarto. Al menos salvó los muebles para la Scuderia, que ha empezado el año detrás de Red Bull y Aston Martin. Y, para más inri, Mercedes no está para tirar cohetes, pero al menos su W14 es más fiable. Entre Lewis Hamilton y George Russell sumaron 16 puntos. Por ende, el cuadro alemán es tercero por equipos, ya que Ferrari sólo atesora los 12 del ’55’.

El caso es que Leclerc se ha tomado muy mal este frustrante inicio. Según informa la Gazzetta dello Sport, el monegasco se ha reunido con John Elkann para hablar de una preocupante situación que se asemeja a lo sufrido por los corredores rojos en los últimos tiempos. La respuesta del presidente de la marca ha sido clara: ha pedido tranquilidad, ya que esto no ha hecho más que comenzar.

Leclerc acaba contrato en 2024, pero todo apunta a que seguirá con los de Maranello. Ha habido rumores que le relacionaban con Mercedes, pero el monegasco quiere ser campeón con Ferrari. El problema es que a tenor de lo visto en el arranque de esta campaña lo va a tener difícil a corto plazo. El estado de forma de Red Bull es fabuloso y encima cuentan con un depredador como es Max Verstappen.

Vasseur, director del equipo italiano.
Vasseur, director del equipo italiano.FERRARI

Vasseur pide calma

Mientras, Frédéric Vasseur, que ha llegado este año para sustituir a Mattia Binotto, ha salido también a intentar calmar los ánimos de un equipo que sufre siempre una presión brutal.

«No acabo de entender como la Scuderia puede convertirse en un objetivo de las críticas tras una sola carrera. No es porque no ganamos la primera carrera que esto sea un desastre. Hubo cosas malas en Bahréin, pero también positivas», ha señalado, en declaraciones a Autohebdo.

Sea como fuere, en el seno de Ferrari se respira un ambiente de intranquilidad. Sólo hay que ver que David Sánchez, ingeniero jefe en lo relacionado con los conceptos de los monoplazas de la Scuderia, ha dimitido hace poco. Y por lo visto ya ha encontrado acomodo en Andretti.

Veremos qué sucede en Jeddah. Pero es evidente que trasciendan estos nervios ya en la primera carrera no invita al optimismo. En el trazado saudí, los bólidos rojos deben reaccionar para calmar los ánimos. Lo malo es que pase lo contrario…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí