Volkswagen inicia la cuenta atrás para la desaparición de Seat

0
399
vw

BARCELONA -Seat anda irremediablemente hacia la desaparición. Ni la misma Seat ni su propietaria, Volkswagen, lo dicen abiertamente, pero los hechos son cada vez más claros. Ninguna marca sobrevivirá en Europa si no tiene vehículos eléctricos y Seat ni tiene ni se prevé que tenga. Lo dijo claramente Matías Carnero hace unos días a este diario: “Seat tiene fecha de caducidad, en concreto el 2029” . Fuentes del sector aseguran que el destino está escrito y que Seat morirá, pero que el grupo no lo puede decir porque todavía faltan unos años y “hay contratos por cumplir y muchos coches por vender hasta entonces”.

En el sector se da por hecho que Seat morirá, pero el grupo todavía no puede decir nada porque hay “muchos coches por vender hasta entonces”

El presidente de Volkswagen, Herbert Diess, explicaba recientemente con mucha crudeza cómo ve el grupo catalán. “Seat utiliza la misma tecnología que la marca Volkswagen, pero vende a precios más baratos, de forma que resulta más difícil hacerla rentable”, explicó en una entrevista en Expansión. Este es el problema de Seat: sus coches dan un margen de beneficio muy pequeño. Según la compañía, se gana el mismo dinero vendiendo cuatro coches Ibiza que con un solo Cupra Formentor. La alternativa sería vender mucho más (es lo que hace Skoda, que vende el doble de vehículos que Seat), pero no es el caso. “Seat vende 400.000 coches al año, y eso no es nada en este mundo”, sostiene Diess, a quien Carnero ha acusado abiertamente de “no querer” Seat.

Lo cierto es que el tono del presidente de Volkswagen nunca ha sido de gran proximidad. En la misma entrevista aseguraba que Cupra fue “la primera buena idea que ha recibido el grupo para hacer rentable Seat”. Una manera evidente de cuestionar todo el trabajo histórico de la división catalana.

2.800 puestos de trabajo, en peligro

El razonamiento, por lo tanto, es que en el mejor de los escenarios Seat será sustituida por Cupra, la pujante submarca que en poco tiempo ha pasado de no existir a colocar 79.000 unidades el año pasado (el 17% del total de las ventas de Seat), y este año ya quiere superar las 160.000 unidades. No es casual que Seat no tenga ningún coche eléctrico (ni ahora ni en un futuro previsible) y que, en cambio, todos los eléctricos sean Cupra. Las nuevas normativas europeas, que impondrán la prohibición de vender coches de combustión a partir del 2035, harán que las marcas sin vehículos electrificados mueran irremediablemente. 

Todo esto, pero, en el mejor de los escenarios. Porque todavía se tiene que ver si la submarca evoluciona como se prevé. El mismo Diess asegura que Cupra “ha tenido un buen comienzo” pero todavía es pequeña y “habrá que esperar”. 

¿Cuál es el problema de sustituir Seat con Cupra? Sobre todo es un tema laboral: la misma compañía afirma que fabricar un coche eléctrico implica un 30% menos de horas de trabajo. Es decir, sobra aproximadamente un 30% de la plantilla. El presidente de Seat, Wayne Griffiths, ha admitido abiertamente que sobrarán entre 2.500 y 2.800 empleados, el equivalente a toda la plantilla que tenía Nissan en Barcelona cuando decidió irse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí