Trucos para conducir de manera eficiente y ahorrar combustible

0
730
ahorro

Con los precios de los carburantes por las nubes, una de las pocas cosas que puede hacer hoy en día un usuario es aplicar una serie de trucos para conducir de manera eficiente y ahorrar combustible para reducir, en la medida de lo posible, un desembolso alto.

La invasión rusa de Ucrania, unida a una inflación que no deja de crecer; ha sido el caldo de cultivo para que el barril de petróleo supere los 110 dólares –100 euros–, una cifra que no se registraba desde la última crisis económica. Es más, en los últimos doce meses, su precio ha aumentado un 83,46%, de los cuales un 25,74% representan al incremento del mes de febrero a marzo de este 2022.

Con esta compleja situación, el bolsillo del usuario se resiente cada día más con unas tarifas que no dejan de aumentar, también en la luz o la alimentación. Esta guía con trucos para conducir de manera eficiente y ahorrar combustible pretende ayudar a reducir el gasto en lo que a moverse con el coche se refiere.

Como conductor

Realizar una conducción eficiente consiste en aplicar un conjunto de técnicas que ayudan a un ‘mejor fluir por la carretera’.

  1. Acelerar nada más arrancar: a día de hoy todavía muchos conductores ponen en marcha el coche y acto seguido le dan algún acelerón para ‘que entre en calor’. Además de ser desaconsejable porque dañamos el motor del coche, se incrementa el gasto de carburante.
  2. Anticipar maniobras y adelantarse al trazado: ser capaz de leer con tiempo las diferentes situaciones de la carretera ayudan a adaptar la manera de conducción a cada circunstancia y, por tanto, a un menor consumo.
  3. Evitar realizar aceleraciones fuertes o frenazos bruscos: en el primer caso, una presión prolongada incrementa la cantidad de gasolina que se quema y que en muchos casos en innecesario. En el segundo implica que, si deceleramos demasiado, tendremos que volver a acelerar y gastar más carburante.
  4. Usar el freno motor: directamente ligado al punto anterior, al levantar el pie del acelerador, el vehículo pierde velocidad por la resistencia tanto del aire como del que proviene de la mecánica. Al ser una reducción paulatina, el conductor puede ajustar mejor su velocidad y reducir hasta en un 2% el gasto.
  5. Mantener velocidad uniforme: incrementarla o reducirla de manera innecesaria redunda directamente en el gasto de combustible. Esta técnica es útil, especialmente en autovía o autopista, ya que en ciudad es más complicado, debido a la densidad de tráfico. 
  6. Emplear la marcha óptima en cada situación: tanto si conducimos con el coche muy alto de vueltas como muy bajo, el consumo se resiente. En el caso de circular por autovía, a velocidad constante, es conveniente utilizar la marcha más larga posible y mantener el giro de motor en su rango óptimo. Los automóviles de última hornada, con cajas de cambios automáticas de hasta 10 velocidades; son capaces de ajustar de manera más precisa la relación óptima en cada momento.
  7. Utilizar el control de velocidad de crucero sólo cuando sea necesario: contrariamente a lo que muchos usuarios piensan, el empleo de este dispositivo es aconsejable sólo cuando se circula sobre tramos planos o con un ligerísimo desnivel. Aunque se gana en confort, podemos llegar a penalizar hasta medio litro. La razón es que el coche no es capaz de anticipar el terreno que se va a encontrar, por lo que siempre intentará mantener la velocidad fijada. Al llegar a una pendiente ascendente el vehículo querrá, por todos los medios, mantenerla y llegará a aplicar la máxima presión al acelerador para conseguirlo, lo que afectará negativamente al consumo. En el caso de modelos con control de crucero adaptativo, son capaces de ‘levantar el pie’ y usar el freno motor en las bajadas.

Para el auto:

  1. Comprobar la presión de los neumáticos: Tanto si están muy bajas como si están muy altas, un inadecuado valor de este parámetro afectará al consumo de combustible, además de a la seguridad del propio vehículo.
  2. Llevar en el auto sólo lo imprescindible: Hay muchos usuarios que en su automóvil llevan un montón de cosas que no sirven para un propósito concreto –cajas de herramientas, bolsas, etc–. Todo aquello que no sea estrictamente necesario para el uso que se da al vehículo es conveniente retirarlo, ya que el exceso de peso aumenta el consumo.
  3. Utilizar neumáticos con baja resistencia a la rodadura: En el mercado existe una amplia gama de neumáticos que permiten reducir entre un 2% y un 7% el gasto de combustible. Su único inconveniente es que están contraindicados para una conducción deportiva. Esta opción es muy habitual en los coches eléctricos.

Como usuario:

  1. Conducir con las ventanillas subidas: hacerlo con ellas bajadas incrementa el coeficiente de resistencia al viento, además de resultar molesto para los ocupantes.
  2. Ajustar el climatizador a una temperatura estable: mantener la temperatura constante a unos 20 ó 22 grados redunda en un mayor confort y en la reducción del gasto de combustible.
  3. Planificar la ruta: visualizar con margen el destino, las paradas necesarias y los puntos de repostaje más baratos ayudan a disminuir la factura de carburante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí