10 autos de calle que utilizan motor de Fórmula 1 (videos)

0
443
f1

El Mercedes-AMG One ha despertado un gran interés al tratarse de un coche con mecánica de F1 pero homologado para circular por la calle. Sin embargo, como demuestra la lista que presentamos a continuación de 10 coches de calle que utilizan motor de Fórmula 1, no es el primero ni será el último en hacerlo.

La realidad es que resulta poco común ver coches de calle con motores de competición, si acaso coches de calle de las cuales se realizan tiradas relativamente cortas para participar en carreras posteriormente, como sucede con el Porsche 718 Cayman GT4 RS o el Toyota GR Yaris, que nació para cumplir una normativa FIA de rallies que finalmente se cambió. En los años ’80 y ’90 la Federación de Automovilismo obligaba a homologar una serie de unidades de calle para aquellas marcas que quisiesen competir al más alto nivel, ya fuesen turismos, Le Mans o rallies y sólo quedaba excluida la Fórmula 1. Las nuevas legislaciones y los altos costes de desarrollo hicieron que poco a poco se modificase la norma hasta prácticamente desaparecer. Sin embargo, la lista que os presentamos a continuación de 10 coches de calle que utilizan motor de Fórmula 1 demuestra que siempre hay osados que han decidido romper las reglas y crear proyectos locos, como la Ford Transit Supervan 2, modelos exclusivos como el Ferrari F50 o coches para llevar a la familia, con el propulsor V10 de un Williams de F1, como es el caso del BMW M5 E60.

ALFA ROMEO 164 PROCAR

Comenzamos la lista, como no podía ser de otra forma, con una de las grandes marcas del mundo de la competición, Alfa Romeo que, nuevamente, vuelve a estar implicado como patrocinador de un equipo de Fórmula 1. Sin embargo, durante los años 80 la idea era crear un campeonato paralelo a la categoría reina, denominada Fórmula S, con vehículos con chasis tubulares pero con la estética de coches de calle, al más puro estilo de la exitosa BMW M1 Procar Series.

Así nace en 1985 este bólido de carreras que partía de la nueva berlina de representación que lanzaba Alfa Romeo al mercado, el 164, pero del cual sólo conservaba la estética. Bajo el capó, o más bien, tras los asientos delanteros, se encontraba un motor V10 de 3.5 litros con 620 caballos, diseñado por Pino D’Agostino y que, posteriormente la firma italiana desarrolló para la escudería Ligier. Este bólido, que fue conducido por el mismísimo Ricardo Patrese, aceleraba de 0 a 100 kilómetros hora en menos de 2,5 segundos y alcanzaba una velocidad punta de 329 kilómetros hora. El propulsor era capaz de girar más allá de las 13.000 revoluciones por minuto. 

BMW M5 E60

Es uno de los pocos coches de esta lista que se vendió al público y que, actualmente, se pueden adquirir por un precio relativamente razonable en el mercado de segunda mano. Nos referimos en este caso al BMW M5 con la carrocería E60. Su aspecto de berlina de representación premium escondía bajo su capó, esta vez sí delantero, un auténtico ‘sleeper’.

Se trataba de un motor V10 de 5 litros que derivaba directamente del que utilizaba el equipo BMW-Williams de Fórmula 1 esa misma temporada en el Williams FW27, que pilotaban Mark Webber y Nick Heidfeld. La versión dulcificada de este propulsor, que en competición rondaba las 20.000 revoluciones por minuto; desarrollaba una potencia de 507 caballos y tenía limitada la velocidad, de manera electrónica, a 250 kilómetros hora. Unido a éste, iba una caja de cambios semiautomatica SMG III de siete velocidades.

Este modelo fue un auténtico escaparate tecnológico sobre ruedas y disponía de launch control y hasta 11 programas para la caja de cambios automática.

Lo mejor de todo es que se vendió tanto con carrocería berlina como ¡otra familiar!

FERRARI DINO 206 GT

Aquí nos tomaremos una pequeña licencia ya que nuestro siguiente protagonista no utilizaba exactamente un motor de Fórmula 1, sino de Fórmula 2.

A mediados de los años 60, las cosas no iban muy bien en Ferrari, con ciertos problemas económicos y con Ford machacándoles en las 24 Horas de Le Mans con los todopoderosos Ford GT 40. Durante este tiempo, y más concretamente, en 1967, vería la luz el Ferrari Dino 206 GT.

Este modelo utilizaba un motor V6 de 2 litros y 180 caballos que, por un tema de necesidades y reducción de costes, se decidió montar en los Fórmula 2 del año siguiente, 1968.

Fue durante esa temporada cuando Jackie Ickx ganó varias carreras y también fue conducido por otros grandes nombres como Dereck Bell y Chris Amon.

FERRARI F50

Hubo que esperar exactamente 28 años para ver un Ferrari de calle con motor de Fórmula 1, al estilo de lo que ha hecho ahora Mercedes con el AMG One. Corría el año 1995 cuando decidieron crear uno de los coches más icónicos de la firma y que servía para celebrar los 50 años de historia de la marca, aunque llegó al mercado dos años antes de que se celebrara dicho aniversario. 

El Ferrari F50, cuya denominación interna era ‘Tipo F130B’, era un prodigio tecnológico de la época. Se fabricaron un total de 349 unidades y todas ellas montaban un propulsor V12 de 4.7 litros que fue desarrollado a partir del que utilizaba Fórmula 1 –Ferrari 641– de la temporada 1990 que pilotaban Nigell Mansell y Alain Prost.

Este súper deportivo desarrollaba 520 caballos y 471 Nweton metro de par con un peso de poco más de 1.200 kilogramos. Fue el primer coche en salir al mercado tras el fallecimiento de Enzo Ferrari.

Es posible comprarse uno, pero sus precios se han disparado en los últimos años.

FORD TRANSIT SUPERVAN 2

Reconozcámoslo, los ingleses y los estadounidenses siempre han tenido un punto excéntrico en lo que ha preparar coches se refiere. Sólo así se explica la existencia de vehículos como esta ¿furgoneta de reparto con motor de Fórmula 1?

Efectivamente, tras el éxito de la primera Transit Supervan 1 de 1971, que utilizaba el motor del Ford GT 40 de las 24 Horas de Le Mans, como parte de un movimiento publicitario de Ford Reino Unido, en 1986 nacía la Ford Transit Supervan 2.

Lo que hacía tan especial a este vehículo era la utilización de un motor V8 de 3.9 litros firmado por Cosworth 3.9 derivado del que utilizaba el DFV de F1. Éste alcanzaba casi los 600 caballos y podía superar los 300 kilómetros hora.

Tal locura fue obra de Auto Racing Technology y fue presentada en el primer Gran Premio de Camiones de Donington Park.

FORD TRANSIT SUPERVAN 3

Exactamente 10 años después, llegó la última y, hasta ahora, definitiva versión del la Supervan. En 1994 la nueva generación de la popular Ford Transit, uno de los vehículos industriales más vendidos, recibió un obsequi muy especial para una de sus unidades. Se trataba, ni más ni menos que del propulsor V8 Cosworth, de 3.5 litros de cilindrada y 730 caballos que utilizaba el equipo Benetton y que estaba asociado a una caja de cambios secuencial de seis marchas.

Y quién conducía ese Fórmula 1, pues ni más ni menos que un jovencísimo Michael Schumacher, que ese año, tras fallecer Ayrton Senna, se proclamaría campeón del mundo. 

PORSCHE CARRERA GT

Nuestro siguiente protagonista, al igual que el Ferrari Dino 206 GT, tiene algo de truco. A principios de los años 90, la firma alemana trabajaba de manera conjunta con el equipo de Fórmula 1 Footwork Arrows para desarrollar un motor V12 para la competición.

Sin embargo, diversos problemas en el diseño de mismo y su posterior falta de fiabilidad, hicieron que la escudería desechase el proyecto y terminasen con un motor Cosworth.

Lejos de tirar el proyecto a la basura, los ingenieros alemanes empezaron a trabajar en la base de este motor pero con dos cilindros menos, para la siguiente temporada, aunque el resultado de dicho trabajo no se llegó a plasmar en la F1.

Con todo el trabajo prácticamente hecho se pensó en utilizarlo en las 24 Horas de Le Mans, pero el proyecto fue cancelado a dos días de dar comienzo las pruebas de la primera unidad, a mediados de 1999. El motivo es que parte del equipo de ingenieros de Porsche se trasladó de departamento para crear el modelo que, a la postres salvaría a la compañía, el Porsche Cayenne.

Dicen que no hay dos sin tres o que a la tercera va la vencida y, en el año 2000 Porsche presentó una versión de calle, a modo de concepto, durante el Salón del Automóvil de Ginebra. El interés del público, unido a las ganancias del Cayenne, hicieron que finalmente la casa de Stuttgart tomase la decisión de lanzar una versión final que se puso a la venta en el año 2004.

Se fabricaron un total de 1.270 unidades, todas ellas equipadas con un motor V10 de 5.7 litros, 612 caballos y 590 Newton metro de par.

De complicado manejo, tiene el triste honor de ser el coche en el que perdió la vida el actor Paul Walker y en el que Jay Leno también sufrió un grave percance.

Una de las últimas unidades que ha salido a subasta, a principios de este mismo año, superó el millón de euros.

PORSCHE 911 930 TAG BY LANZANTE

Si hablamos de  Lanzante Limited, lo más probable es que a prácticamente nadie le suene; sin embargo este preparador tiene el honor de ser el único equipo privado que ha ganado las 24 Horas de Le Mans, con un modelo derivado de la calle. Nos referimos a la famosa victoria del año 1995 del McLaren F1 en la categoría absoluta.

Pues bien, esta compañía ahora quiere crear 11 unidades del Porsche 911 930 con un motor muy especial, concretamente el que TAG F1 utilizó McLaren, entre las temporadas 1984 a 1987 y con el que obtuvieron un total de 26 victorias. 

Se trata de un propulsor V6 de 1.5 litros TTE PO1 que se dice era capaz de alcanzar los 1.000 caballos con puesta a punto de clasificación. Se desconoce la cifra de rendimiento real de las versiones de calle pero seguro que serán rápidas. En cuanto al precio, cada una ronda los 1,3 millones de euros.

RENAULT ESPACE F1 CONCEPT

Si primero se volvieron locos los británicos, los franceses no quisieron ser menos y, para rendir homenaje a uno de sus coches más representativos, Renault decidió instalar un motor de Fórmula uno para celebrar los 10 años de la Renault Espace F1 Concept. Apareció en el año 1994 y, para su creación, se contó con la ayuda de Matra

El motor utilizado fue un V10 de 3.5 litros, potenciado hasta los 820 caballos, que procedía del Williams-Renault FW15C, campeón del mundo de F1 en la temporada de 1993. Con una carrocería ligera de carbono era capaz de alcanzar los 312 kilómetros hora y acelerar de 0 a 100 kilómetros hora en apenas 2,8 segundos. 

Para todos aquellos que quieran conducirla, pueden adquirirla en el videojuego Gran Turismo 2, previo pago de dos millones de créditos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí