El fabricante de la auténtica moto voladora cierra sus puertas

0
576

Se conoce como ‘moto voladora’ a aquellos ingenios mecánicos, tipo dron, capaces de volar, llevando a una o dos personas en una estructura parecida a la de una moto.

Sin embargo, Ludovic Lazareth construyó una auténtica moto voladoracapaz de circular por carretera y de volar.

Todo y su complejidad, la MVP 496 es capaz de circular como una moto en carretera.
Todo y su complejidad, la LMV 496 es capaz de circular como una moto en carretera. LAZARETH

En su taller de Annecy (Alpes franceses), este francés de 55 años ha dedicado muchas horas de su vida a crear sorprendentes coches y motos, muy exclusivos, normalmente dotados de enormes motores.

Posiblemente su invento más destacable sea la moto voladora LMV 496. Esta moto cuenta con cuatro ruedas (dos delante y dos detrás, pegadas) y está propulsada por un potente motor Lamborghini V8 de 470 CV para moverse por carretera. Luego, apretando un botón, estas ruedas se elevan horizontalmente hasta adquirir un aspecto de dron. 

Pulsando un botón las cuatro reudas se elevan, haciendo que las turbinas apunten al suelo.
Pulsando un botón las cuatro reudas se elevan, haciendo que las turbinas apunten al suelo. LAZARETH

En cada buje hay una turbina, capaz de elevar del suelo a la LMV 496 y permitir 10 minutos de vuelo. Por si acaso, hay un paracaídas integrado en cada rueda…

El precio del invento es superior al medio millón de euros.

Parada

Sin embargo, la LMV 496 y la LM 847 (similar a la 496 pero sin la capacidad de volar) dejarán de estar disponibles para los elitistas clientes de Lazareth. El artesanal constructor francés ha anunciado en sus redes que debe parar su producción, ‘por múltiples motivos’, según cuenta.

La 847 Es prácticamente idéntica a la 496, pero sin las turbinas integradas en los bujes que le permiten volar.
La 847 es prácticamente idéntica a la 496, pero sin las turbinas integradas en los bujes que le permiten volar. LAZARETH

“A mis 55 años es hora de hacer una pausa y me veo obligado, por múltiples motivos, a anunciar el cierre del taller. Sin embargo, el espíritu que impulsa a Lazareth Auto Moto está intacto, vivaz, conquistador, al igual que mis ganas de crear, en un nuevo formato, por definir”.

“Quiero dar las gracias de corazón a todos los que me han acompañado durante este primer cuarto de siglo: mis padres y su apoyo incondicional, mis familiares y seres queridos, que me animaron día a día; mi equipo, mis clientes, mis proveedores y socios técnicos, los servicios de certificación, los periodistas y fotógrafos que dieron visibilidad a mi trabajo, todos aquellos, incluidos miles de fans, que me dieron alas y me permitieron vivir un sueño despierto”, ha contado Ludovic Lazareth.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí