Carlos Sainz: «Estoy a la espera, pero el plazo es la cuestión»

0
512

Carlos Sainz está a la espera. Espera que las cosas se aclaren en Red Bull, tanto la continuidad de Sergio Pérez como la posibilidad de que Max Verstappen decida cambiar de aires. Espera a que Toto Wolff decida quién ocupará el puesto dejado vacante por Lewis Hamilton y que el austriaco quisiera ofrecer a Kimi Antonelli en una maniobra al estilo Hamilton-McLaren 2007, pero sin ganar la Fórmula 2.

Todo ello, mientras Audi aprieta, pero no ahoga. Al menos no todavía.

El ‘mercado’, la ‘realidad’, parece empujar a Carlos hacia Hinwil, donde Andreas Seidl, que ya fue su jefe en McLaren, le espera con los brazos abiertos. Algunos medios alemanes o británicos ya dan el contrato entre las partes como acordado, incluso firmado, a falta del anuncio oficial. Nosotros creemos que se han anticipado a la realidad.

Audi quiere un piloto líder, de experiencia, rápido, trabajador, que se integre en el equipo, que trabaje duro con los ingenieros. Seidl sabe que Carlos responde a ese perfil. Y que, con sus 29 años, está en el momento de ofrecer la máxima madurez y tiene una trayectoria por delante lo suficientemente amplia como para ayudar a Audi a llegar a la cima. No sólo eso, sino que sabe que es el único piloto disponible que encaja de forma óptima en el perfil que buscan y necesitan.

La marca de los cuatro aros ofrece a Carlos la oportunidad de liderar un proyecto ambicioso y solvente. Audi ha triunfado en todas las especialidades en las que ha participado –rallies, resistencia, GT, Turismos, Fórmula E, Dakar–; es garantía de competitividad a largo plazo.

Por eso, Audi ha dejado pasar el primer ‘ultimátum’ que dio a Carlos para que firmara un contrato que, desde hace tiempo, está en manos del madrileño. Pero tampoco parece dispuesta la marca a esperar de forma indefinida, porque el baile de pilotos está en pleno apogeo estos días.

Lo que también está claro es que, a corto plazo, firmar  con Audi implicaría para Carlos un 2025 de sufrimiento, todavía como Sauber o Kick si lo prefieren, simple transición. Y un 2026 probablemente complicado también por ser el debut oficial de Audi en F1 y, en los tiempos que corren, ‘llegar, ver, vencer’ no es precisamente sencillo… ni siquiera cuando entre en juego un cambio radical de reglas… aunque esto ayude y pueda hacer más corto el periodo de transición.

Carlos ya ha dicho varias veces que «como piloto quiero estar en el coche más rápido disponible». Pero ir a Red Bull o Mercedes parece complicado en 2025.

Max se acabará quedando en 2025 y, para el neerlandés, Sainz no es el compañero más deseable. En Toro Rosso no le puso las cosas fáciles a Max y en el equipo tampoco pueden permitirse otra lucha interna, como las que han protagonizado en los últimos meses por motivos bien distintos. Sergio Pérez acabará por aceptar las condiciones que le ofrece Red Bull, porque cualquier otra posibilidad significaría pérdida de competitividad.

Mercedes sería mucho más lógico para Carlos. Pero Toto Wolff se pilló los dedos al no fichar en su día a Max Verstappen cuando Jos se lo ofreció antes de ir a Red Bull. Y el austriaco ahora no quiere que esto vuelva a sucederle con Kimi Antonelli, en el que quiere ver el nuevo Verstappen. 

Con Audi, Sainz sabe que le espera un 2025 de perfil bajo, una transición como la que hizo Fernando Alonso al dejar McLaren en 2007 para recalar en Renault porque la abrupta ruptura no le permitía saltar a Ferrari.

Pero también sabe que en Audi no faltarán medios, tendrá todo lo necesario, para un 2026 mejor y con grandes perspectivas más allá. Y además será el líder del equipo, algo que ha demostrado saber hacer y merece. Pero no es tan sencillo.

En las últimas horas ha surgido el interés de Williams por Sainz. James Vowles, de repente, se ha tornado muy ambicioso: ha fichado a Pat Fry como director técnico, ha hecho -dice- una oferta espectacular a Adrian Newey y ahora quiere convencer a Carlos Sainz. 

La prensa británica defiende esta opción para Carlos como posiblemente mejor para Carlos a corto plazo, incluso quizás a medio, pese a la sólida oferta de Audi.

Parece que los propietarios de Williams están decididos a invertir, lo estarían haciendo ya y sobre todo cuenta con un motor Mercedes, suficientemente bueno en la actualidad, pero sobre todo del que se hablan maravillas cara a 2026… claro que cuando no vendes presente debes vender futuro.

Es muy probable que en 2025 en Williams pueda ser mejor que un 2025 en el que todavía será Sauber. No está tan claro que ello sea así en 2026.

Sainz  se encuentra así en un momento importante de su carrera. Él mismo reconoce que lo es «Voy a hacer 30 años. Así que necesito un proyecto que funcione. Quiero tener todas las cartas encima de la mesa para elegir».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí