¿Cuánto debe durar un embrague?

0
656

El primer aspecto a tener en cuenta es que los fabricantes siempre ponen una recomendación. Lo normal es que un embrague tenga una duración media de 100.000 kilómetros. Esta puede variar en función de la marca, pero sería recomendable cumplirla para evitar problemas de seguridad. Hay algunos factores que nos permiten comprobar si el embargue puede gastarse antes:

1. Influencia de la conducción por ciudad en el embrague del coche

Como principio general, la conducción por ciudad desgasta más el embrague que la conducción por autopista. Esto se debe a que los cambios de marcha son más frecuentes y, por lo tanto, hay que pisar más a menudo el embrague. Este aspecto es inevitable, más allá de que conduzcamos mejor o peor.

2. ¿Cómo afecta el estilo de la conducción en el embrague del coche?

En los vehículos que no sean automáticos, el estilo de conducción influye, y mucho. Vicios como tener el pedal presionado pueden incluir en un mayor desgaste del embrague. Es recomendable evitar esta cuestión porque, a la larga, el componente va a durar menos tiempo. Una conducción adecuada hace mucho por alargar la vida útil del embrague.

3. Dureza al pisarlo

El embrague, cuando se pisa, ha de ser flexible, pero firme. Si tenemos problemas cuando lo pisamos porque está duro, ese puede ser un síntoma de que hay que cambiarlo. El consejo que damos es que se compruebe esta cuestión para que no haya ningún problema. No en vano, el embrague no tiene por qué estar duro.

4. Tendencia a patinar

La tendencia a patinar es otro de los problemas con los que nos podemos encontrar. Lo recomendable, en este caso, es comprobar si cuando subimos de revoluciones la velocidad aumenta en consonancia. Si esto no sucede, es que el embrague está fallando y se hace perentorio cambiarlo. Conviene tener cuidado con este aspecto para no tener problemas en el futuro.

5. Poco recorrido del pedal

Si notamos que el pedal tiene menos recorrido al pisarlo que antes, estaremos ante un problema. Este es un claro síntoma de que se ha desgastado y convendría darle una solución. Es conveniente que desconfiemos de este aspecto porque podría enconarse en el futuro.

¿Por qué hay que cambiar el embrague cuando se gasta?

El embrague del coche se tiene que cambiar cuando se gasta por varias razones. La primera de ellas, que se pueden estropear todas las piezas de los alrededores con el consecuente problema. Las averías que se generan en el embrague pueden afectar otras piezas y encarecerse. En consecuencia, cuanto antes se cambie el embrague cuando toque, mejor que mejor.

El segundo motivo es básico e innegociable, la seguridad. Un embrague que se rompa impide el cambio de marchas con normalidad y tiene un peligro. Como principio general, nos interesa anticiparnos a esta situación y darle respuesta anticipada. Este aspecto debería ser definitivo porque nos va en ello nuestra salud y la de las personas que vayan con nosotros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí