Màs de medio siglo sobre ruedas

0
69
caminos del inca

Al Caminos del Inca le llaman ‘el rally más alto del planeta’, el más difícil por la variedad de climas que atraviesa durante su competencia. El evento estelar para los amantes peruanos de los fierros tiene màs de 50 años por las rutas del Perú

Ese 6 de noviembre de 1966, cuando las banderolas anunciaron el fin de la última etapa del Gran Premio Nacional de Carreteras, el corredor chalaco Henry Bradley Unzueta, hijo de otro hombre de carreras, el ‘Avispón Verde’, llegó a la meta empapado de sudor. Al volante de su Volvo blanco, que llevaba el número 302 en las puertas, había logrado dominar la sierra y se alzó como la gran revelación.

Por: José Vadillo Vila

El ‘rutero’ tenía 25 años, medía 1.82 metros, pesaba 90 kilogramos (bajó 5 debido a la carrera) y si no tuvo tiempo para estudiar fue porque desde niño andaba metido en los talleres de su padre, fascinado por los fierros.

Admiraba al corredor Jim Clark, ya era casado con una arequipeña y padre de una niña de 2 años, cuando Henry Bradley Jr. se alzó el Gran Premio Nacional de Carretera, decíamos.

Dicharachero y bonachón, buen fumador y conocedor del buen whisky, como lo describía la prensa sedienta de datos del nuevo integrante del parnaso de héroes deportivos locales, Bradley (quien con el correr de los años se convertiría en el piloto que más veces alzó el premio mayor del rally Caminos del Inca) reconocía a sus más cercanos rivales: ‘Pitty’ Block y el ‘viejo’ Arnaldo Alvarado, de Puquio.

‘Pitty’ tuvo la mala suerte de que se le rompiera el carter en la última jornada de la carrera y no terminara entre los favoritos. Y Alvarado ganó la etapa Arequipa-Lima (6h19’10’’). Con este reconocimiento, el deportista puquiano le dijo adiós a las competencias debido a un susto: a la entrada de Chosica sufrió un accidente junto a su copiloto, su hijo Luis.

Para la afición conocedora también estaba entre los favoritos Johny Loayza, quien había tenido éxito en la carrera Seis Horas Peruanas, del Campo de Marte de Jesús María, quien tenía experiencia en la ruta andina.

Afición con adrenalina

Las cinco etapas de la carrera del Gran Premio, que cubrió un total de 2,860 kilómetros entre costa y sierra, y los entretelones de los descansos, fueron seguidos por la afición, desde que se inició la competencia aquel sábado 29 de octubre, a las 9 de la mañana, a cargo de 56 pilotos inscritos, hasta su desenlace ocho días después.
màs
Los carros de los ‘raylistas’ partieron del kilómetro 5 de la Carretera Central para cubrir la primera etapa de la carrera (Lima-Huancayo). La siguiente etapa, considerada la más difícil, se realizó el 31 de octubre (Huancayo-Ayacucho); el 2 de noviembre las máquinas rodaron por la ruta Ayacucho-Cusco; el 4 partieron de Cusco hacia Arequipa; y el 6, de la Ciudad Blanca con destino a Lima.

Las noticias del deporte motorizado se intercalaban con las declaraciones del pelucón John Lennon, quien aseguraba que Los Beatles eran más famosos que Jesucristo; y los candidatos por el municipio de Lima, Jorge Grieve y Luis Bedoya Reyes, se confrontaban en lo que sería el primer debate, seguido por radio y reproducido por la prensa. En esos tiempos, el fútbol se escribía foot-ball y más importante era el box para la afición.

Con el Gran Premio, organizado por el Automóvil Club Peruano (ACP), renacía en ese Perú de hace màs de 50 años la afición por las carreras de autos, decían los periodistas deportivos de la época. Hubo tres categorías, A, B y C. La primera, A, fue para los coches más chicos.

Y por primera vez, tal como publicó el diario La Crónica, una mujer, Chabuca Martel, se inscribió, como parte de la escudería NSU, para participar en el Gran Premio Carreteras 1966. También se inscribieron pilotos de Bolivia (4 inscripciones), Ecuador (3) y Chile (1). No hay datos sobre su participación: si se concretó o no, y cómo fue.

Detalló un periodista de la época: “Este gran Premio Nacional, en realidad, ha sido un duelo firmemente sostenido por las Categorías B y C. Y tuvo en los caminos serranos gran dificultad para andar. La Categoría C, integrada por coches grandes como el Mustang, tuvo barreras en los caminos estrechos de la serranía, con curvas cerradas que le impedían maniobrar con facilidad y rapidez”.

Datos

El ACP fue reconocido oficialmente el 7 de julio de 1949. Su meta fue organizar una gran competencia, que se oficializó 16 años después.

La ruta del Gran Premio Nacional de Carreteras tenía como columna vertebral la Cordillera de los Andes. Fue propuesta por Román Alzamora.

En junio de 1966 se hizo un reconocimiento de la ruta, que cubría inicialmente ocho ciudades importantes del país, y se dejó en seis.

Bradley, quien falleció en abril del 2016, ganó las versiones de los Caminos del Inca 1966, 1968, 1970, 1976, 1979, 1980, 1988.

En 1974 y 1975 no se realizó por prohibición del gobierno militar. Entre 1982 y 1984, por la guerra contra Sendero Luminoso, se realizaron rutas alternativas.

Cifras

5 etapas en la carretera tenía el gran premio, que cubrió 2,860 kilómetros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here