Dos de cada 10 consumidores en América Latina desconfía de las compras y pagos electrónicos

0
366
line

El auge de la digitalización abre camino a nuevos modelos de negocio que le permiten a las pequeñas y medianas empresas (PyMEs), realizando diversas transacciones a través de Internet. En algunos casos, las empresas crean nuevos mercados y en otros, los nuevos actores obligan a las empresas tradicionales a reinventarse para competir y sobrevivir.

Además, la pandemia de Covid-19 ha demostrado que los modelos comerciales de ecommerce, pueden ayudar a aumentar la participación de distintas empresas en el mundo del comercio electrónico . Las pymes y en algunos casos los comerciantes individuales, pueden competir junto a empresas más establecidas en plataformas en línea.

El año pasado, impulsados ​​por el coronavirus, alrededor de 10.8 millones de consumidores realizaron al menos una compra digital por primera vez en América Latina, según precisa eMarketer. Lo que significa que el recuento total de compradores digitales aumentó a 191,7 millones, lo que representa el 38,4% de la población latinoamericana mayor de 14 años.

A pesar de la situación económica de la región, el comercio electrónico minorista sigue creciendo, eMarketer estima que las ventas crecerán un 19,4% hasta alcanzar los 83,63 mil millones de dólares este año.

En este sentido, de todos los países latinoamericanos, cinco lideran el mercado del comercio electrónico en la región: Brasil con 32,49%, México 28,8%, Argentina 8,48%, Colombia 8,27% y Chile con 8, 09%, según explica Statista.

Pero, esta cifra no significa nada si el negocio online carece de seguridad para realizar transacciones, porque aproximadamente, como lo indica el informe, dos de cada 10 consumidores en Latinoamérica tienen preocupaciones de seguridad.

Para la firma especializada en sistemas de identidad y cifrado, la seguridad de los pagos digitales depende fundamentalmente, de dos cosas, la primera hace énfasis en la tecnología de la información y la segunda, se refiere a la persona.

En este sentido, “la empresa puede cumplir con su responsabilidad de ciberseguridad y brindar confianza en cuanto a su identidad a los consumidores, mediante el uso de certificados TLS / SSL de Validación Extendida (EV)”, afirma Dean Coclin, director senior de desarrollo empresarial en DigiCert.

Según el ejecutivo, para cualquier negocio en línea, “el uso de TLS (Transport Layer Security ), normalmente conocido como SSL o Secure Socket Layer, el protocolo anterior, con EV puede ayudar a proteger la reputación y evitar el costo impacto de la disminución de la confianza del usuario “, explica.

UN SISTEMA CONFIABLE

Las preocupaciones sobre el robo de identidad y las advertencias del navegador erosionan la confianza del consumidor, incluso en las páginas protegidas. Para recuperar su confianza, los propietarios de sitios web necesitan una manera fácil y confiable de mostrarles a los clientes que sus transacciones son seguras y que son quienes dicen ser. Las autoridades de certificación y los proveedores de navegadores de Internet se han unido para establecer el estándar EV para certificados TLS.

Un certificado EV (TLS) permite a los navegadores web de alta seguridad mostrar el nombre de la organización con un clic en el icono de candado, y mostrar el nombre de la autoridad certificadora que lo emitió.

La autoridad de certificación utiliza un método de autenticación riguroso y auditado, y los navegadores controlan la presentación, lo que dificultan que los falsificadores se apoderen de su marca y de sus clientes.

Esto hace que los consumidores se beneficien al mirar más allá del candado, y hacer clic en él para verificar su organización a través del certificado EV TLS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here