Trinidad McLaren: la existencia de los únicos F1 GT de calle

0
413
f1

El McLaren F1 GT es, como se suele decir, una mejora de lo inmejorable. Surgido de la época dorada de los ‘Homologation Specials’, tan solo fueron necesarias tres unidades fabricadas, dos de ellas vendidas y un catálogo comercial para homologarlo en el prestigioso campeonato FIA GT de finales de los 90, donde le esperaba su gran rival, el Porsche 911 GT1.  

A mediados del año 1996, Gordon Murray y su equipo de McLaren comenzaron a trabajar en una evolución del McLaren F1 de competición. Se habían llevado la victoria absoluta de Le Mans de 1995, así como varias victorias en el campeonato BPR Global GT de la temporada 1996. Sin embargo, apremiaba la amenaza de Porsche y su 911 GT1 que se avecinaba para la temporada 1997 –renombrada la categoría a FIA GT Championship y predecesora de lo que recientemente hemos conocido como las Series Blancpain–

El equipo alemán se salió con la suya al conseguir homologar su vehículo a pesar de ir a contracorriente de la normativa. En lugar de diseñarlo a partir de un modelo de calle, creó el de competición para luego homologarlo mediante dos prototipos adaptados a especificaciones de carretera. Y es que éste hacía uso nada menos que del puente trasero y mecánica derivada del legendario 962, con la parte frontal tomada de la generación 993.

El equipo británico no estaba de acuerdo con cómo se había llevado a cabo este proceso, pero en lugar de presentar una queja, se lo tomó como un reto, de modo que se pusieron manos a la obra. Gordon Murray diseñó una evolución del F1 con un frontal mucho más acusado y una zaga completamente alargada, en busca de la generación de más ‘downforce’.

En lo que respecta al apartado de competición, el McLaren F1 GTR, tal y como se bautizó al modelo, tomó parte como equipo oficial de marca únicamente en la temporada 1997, logrando a la conclusión de aquel año un segundo puesto por detrás del equipo Mercedes, quienes habían desarrollado en tiempo récord su CLK–GTR. Se construyeron un total de 10 ejemplares, muchos de los cuales permanecieron en liza en equipos privados hasta el año 2007, e incluso algunos han sido convertidos a modelos de calle por el preparador Lanzante.

Sin embargo, McLaren fabricó tres unidades homologadas para carretera de esta variante evolucionada a la que bautizaron como GT, pues decidieron darle un enfoque más confortable, de gran turismo. Incluso llegaron a realizar un folleto comercial para imprimir más realismo al hecho de tener un vehículo ‘de calle’.

Las dimensiones aumentaban de los 4,3 a los cinco metros de longitud, así como los neumáticos, cuyas llantas pasaban de las 17 a las 18 pulgadas. El V12 atmosférico de origen BMW y sus 627 caballos permanecía inalterado.

La primera de todas es la denominada ‘56XPGT’, la unidad prototipo que se utilizó como modelo en tierras escocesas para el catálogo mencionado anteriormente acabada en color ‘British Green’ y con un interior en color crema. Este ejemplar siempre ha permanecido en manos de la marca, expuesto únicamente en eventos ocasionales como la presentación del McLaren 675 LT en el Salón de Ginebra de 2015 o la Retromobile de París de este mismo año 2022. La segunda unidad es tal vez la más interesante de todas: con código ’54F1GT’, fue enviado a la familia real de Brunei junto a tres F1 LM.

Los garajes de Brunei son el equivalente automovilístico a la cueva de las maravillas, ya que nadie sabe con exactitud todas las unidades exclusivas y ejemplares únicos que se esconden tras sus puertas. La unidad, acabada en negro y con el interior rojo, no confirmó su existencia hasta que en 2017 se filtraron en la red unas imágenes tomadas en 2001.

Lo más seductor del asunto es que, hace escasos meses, este ejemplar fue visto y fotografiado transportado al aeropuerto de Heathrow, en Londres, muy posiblemente de cara a pasar una revisión o restauración exhaustiva en los cuarteles generales de la marca. Este hecho demuestra que en Brunei hay un equipo que se preocupa del mantenimiento de estos coches, y que no todos los modelos se encuentran abandonados a su suerte como algunas fuentes indican.

La tercera en discordia, con el chasis ’58F1GT’ y terminada en color burdeos se vendió al museo ZAZ ubicado de la prefectura de Nagoya, Japón. Hace unos años fue mandado de vuelta al departamento de operaciones especiales de McLaren del que salió con un nuevo acabado bicolor en tonos negro y plateado. Fue expuesto al público poco después en el Festival de la Velocidad de Goodwood en 2015 y devuelto de nuevo al museo, donde permanece a día de hoy.

Por tanto, podemos concluir que cada uno de los tres ejemplares de la variante GT del McLaren F1 son literales piezas de museo, en comparación con las 64 que se fabricaron del modelo base. Evidentemente, no tenemos datos de venta de estos modelos, pero sí de las otras versiones del F1. La última unidad subastada del GTR de competición de la que se tiene constancia se vendió por cinco millones de euros en 2014. Ya en 2019, una unidad con especificaciones LM cambió de manos en Pebble Beach por casi 18 millones de euros.

Finalmente, el F1 más caro vendido hasta el momento es un F1 con especificaciones básicas, pero con apenas 390 kilómetros en su odómetro: se vendió en el pasado Pebble Beach de 2021 por nada menos que 20 millones de euros. Son cifras astronómicas, pero no es de extrañar que si alguno de estos tres GT saliera a subasta, podría alcanzar con facilidad tales números.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí