¿Qué se esconde detrás de los nuevos logos de Peugeot y Renault?

0
439
renault

Estas dos marcas de auto francesas han decidido renovar su identidad visual al mismo tiempo. Aunque los motivos expuestos por las empresas son diferentes, detrás del cambio se esconde un punto en común fundamental en los tiempos que corren: la adaptación a la era digital.

Este 2021 un número considerable de grandes empresas han decidido renovar sus identidades visuales y han apostado por nuevas estrategias de marca. Analizamos recientemente en Gràffica casos como el de KiaRia Money Transfer o Burger King. Otros dos casos a tener en cuenta son los de Peugeot y Renault. Estas dos marcas francesas son competencia directa entre sí y han decidido renovar sus respectivas identidades visuales al mismo tiempo. Según han afirmado las respectivas empresas, desde Peugeot buscan convertirse en una imagen de alta gama y desde Renault pretenden modernizar la imagen para el futuro. A continuación, analizamos qué se esconde detrás de cada una de estas estrategias.

El pasado mes de febrero Peugeot nos sorprendía con el lanzamiento de un nuevo logotipo. La empresa buscaba un cambio y decidió dejar atrás la tradicional figura completa del león metálico por un nuevo logotipo: la cara de un imponente felino dentro de un escudo, y en la parte superior las letras Peugeot. Esta nueva identidad será estrenada de forma oficial el próximo 18 de marzo, día en el que se presentará la tercera generación del Peugeot 308.

Según la compañía, con esta transformación pretenden coronar la evolución de la marca para conquistar un nuevo salto de gama y así abrir una nueva era para Peugeot. Acompañada de esta renovación de la identidad visual, la marca tiene el objetivo de conseguir la electrificación total de sus coches en 2025, y así convertirse en una de las empresas referentes dentro del sector.

Desde su fundación en 1850, Peugeot ha cambiado hasta once veces de logotipo y siempre ha girado en torno al icono del león.

La empresa ha afirmado que el nuevo logotipo transmite lo que Peugeot hizo en el pasado, lo que hace en la actualidad y lo que hará en el futuro. Además, ha reivindicado que hace 10 años comenzaron un intenso trabajo para confirmar su crecimiento para convertirse en un coche de alta gama, y esto supone un nuevo capítulo en este proceso.

El logo ha sido creado por Peugeot Design Lab, el estudio Global Brand Design de la marca, y lo han definido como «un símbolo distintivo de pertenencia, de reconocimiento, de sinónimo de prestigio, confianza, longevidad y linaje».

Pero Renault no ha querido ser menos que su competencia directa y ha llevado a cabo un reposicionamiento de su marca que pretende seguir la nueva línea del diseño de sus vehículos. El nuevo logotipo llega casi 30 años después de la última actualización, y fue presentado durante la presentación de un nuevo plan estratégico titulado Renaulution.

Todo el plan estratégico persigue tres grandes objetivos: desarrollo total de coches eléctricos, abandonar la utilización del diesel y centrarse en la movilidad como servicio. Con ello, la marca persigue convertirse en una identidad moderna que busca ser una opción real para compradores de todo el mundo.

Este nuevo diseño de Renault surge tras la llegada de Luca de Meo como presidente de la empresa después de ocupar el mismo cargo en Seat. La propuesta visual se apoya en el trabajo de 1972 del artista Victor Vasarely, que creó el logo angular que lleva años siendo el icono de la marca. Desde 2004, el logo fue modificado con un estilo 3D, y se ha mantenido hasta ahora a pesar de las diferentes actualizaciones.

electrificación y digitalización

Lo curioso de estas modificaciones es que en el último año, las grandes marcas automovilísticas han decidido renovar su logotipo. BMW, General Motors, Kia, Mini, Nissan, Opel o Volkswagen son algunos de los otros ejemplos que decidieron recientemente realizar transformaciones en su identidad visual. Pero, ¿qué motiva este cambio? El punto en común de todas estas empresas es la transición hacia la electrificación de sus vehículos. Esta tendencia mundial es tan relevante para las marcas automovilísticas que han visto necesario actualizar toda su identidad visual para esta nueva era.

Para comprender la dimensión de estos cambios visuales hay que entender que transformar la identidad visual de una marca de coches es algo realmente complicado y costoso. Lo habitual es que una marca mantenga su logo durante décadas para que la identidad se asiente entre los clientes, y así no realizar grandes inversiones económicas. Por tanto, estas transformaciones dejan claro que nos encontramos ante un cambio de época en el diseño de logotipos de marcas automóviles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here