La tercera generación del Honda NSX será eléctrica

0
70
honda

El Honda NSX entrará en 2022 en el último año de producción, al menos en lo que a su actual generación se refiere. La próxima, aún sin fecha de llegada, será totalmente eléctrica y formará parte de una ambiciosa estrategia de electrificación de la gama de Honda, dotada con más de 36.200 millones de euros.

El Acura NSX Type S presentado hace menos de año es el último canto del cisne del aquí vendido como Honda NSX. A finales de 2022 la presente generación del superdeportivo japonés, que es la segunda, dejará de fabricarse. No obstante, desde Honda ya han confirmado que la actual tendrá una sucesora, esta vez como modelo eléctrico.

Este nuevo deportivo representará la punta de lanza de un ambicioso plan de desarrollo de una gama de eléctricos que la firma tiene planeado sacar de aquí a 2030 y que contempla la incorporación de un total de 30 modelos y una inversión de 36.200 millones de euros. Para esa fecha quieren tener unas ventas anuales de dos millones de unidades de vehículos propulsados exclusivamente por baterías; a ser posible, de estado sólido.

Para conseguir el citado objetivo, Honda destinará una parte de su presupuesto de 57.187 millones de euros de I+D al desarrollo de sistemas de propulsión por hidrógeno y de equipos de intercambio de baterías como medio para facilitar el abandono de los sistemas de propulsión por combustión en los próximos 10 años. Más de 31.000 millones corresponderán a una partida exclusiva para tecnologías de electrificación y software.

Con ello Honda aspira a lograr la neutralidad neta de las emisiones de carbono en 2050, pero afirma que es necesario «un enfoque multifacético y multidimensional» de la electrificación, «no una mera sustitución de motores por baterías».

Jon Ikeda, vicepresidente y director de Acura, declaró hace unos meses a The Drive que, «si se dan cuenta, hacemos un NSX cuando hay algo que queremos decir. La primera generación fue de combustión. La segunda generación fue un híbrido. Habrá otro». Por aquel entonces, el directivo no quiso decir explícitamente que el NSX de tercera generación sería eléctrico, pero a buen entendedor, pocas palabras bastan.

Ahora Honda afirma que «siempre tenemos la pasión de ofrecer diversión a nuestros clientes y prometemos seguir ofreciendo una mentalidad deportiva y características distintivas en nuestro futuro modelo».

Queda ver, por tanto, cuánto tarda Honda finalmente en llegar la tercera generación del NSX,  ya que entre la primera y la segunda pasaron un total de 16 años, nada más y nada menos.

El Honda NSX que aún se fabrica, no ha sido un éxito desde el punto de vista económico, pero sí que le ha servido al fabricante japonés para ganar experiencia a la hora de crear un coche deportivo electrificado que aporte las sensaciones que se esperan de él.

Cabe recordar que el modelo actual se impulsa gracias a un conjunto híbrido formado por un V6 de 3.5 litros y tres motores eléctricos que, de forma conjunta, desarrollan 581 caballos. El peso que ha de mover es de 1.851 kilos, y es ahí donde más tendrá que trabajar Honda si finalmente el NSX da el salto a lo eléctrico, puesto que la batería necesaria para lograr una autonomía decente con grandes prestaciones no va a ser precisamente ligera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here