DKW Universal, el Audi Avant de los años 50

0
225
ds

Audi tiene en sus ya asentadas variantes Avant un pilar muy importante tanto en términos de ventas como en imagen, aún a pesar del auge SUV de los últimos años. Sin embargo, el que se podría considerar como el origen de éstos va más allá de los cuatro aros, cuando el gigante Auto Union casi dominaba la escena automotriz alemana.  

DKW es actualmente una marca prácticamente desconocida y apocada al olvido, pero fue uno de los cuatro fabricantes que dio origen a Auto Union, que de alguna manera y tras varias idas y venidas, terminó por derivar en la archiconocida Audi con el paso del tiempo. Durante la década de los 50, cuando ésta estaba desaparecida del mapa, DKW ofreció una variante familiar denominada Universal que podría considerarse como el ancestro de los actuales Avant.

Ésta partía del modelo F91, una berlina del segmento D que aterrizaba en 1953 con una novedosa mecánica de tres cilindros -mecánicas que, por cierto, comienzan a ser una máxima cada vez en más modelos- en configuración longitudinal y de dos tiempos, dejando atrás los motores bicilíndricos. Otra de sus características fue que todas sus variantes se vendieron únicamente con carrocería de dos puertas, incluida la familiar, algo que sí es llamativo comparado a los tiempos actuales, ya que además se abrían en sentido opuesto a la marcha.

En total, era capaz de otorgar 40 caballos a 4.250 revoluciones por minutos a partir de sus 896 centímetros de cubicaje. El consumo de carburante se situaba en unos 8,2 litros a los cien kilómetros, a lo que había que sumar también el consumo de aceite debido a su constitución de dos tiempos, que se situaba en un litro por cada 40 de combustible. Una última curiosidad que cabe destacar de esta mecánica es que el radiador se situaba en el lado opuesto, más cerca del habitáculo que del frontal.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticas del mundo automotor

En cuanto a las dimensiones, el familiar medía 4.170 milímetros de largo con una distancia entre ejes 10 centímetros mayor que en el sedán, hasta los 2.450 milímetros -en comparación, el A4 Avant actual mide 4.762 milímetros por 2.820 de batalla-. Ello unido a una modularidad interior remarcable, con asientos traseros reclinables para hasta cinco ocupantes y una capacidad de carga de 480 kilos, lo hacía un vehículo ideal también para tareas de carga y descarga.

Durante su fabricación entre los años 1953 y 1957 se fabricaron nada menos que 15.175 unidades, cifras que no consiguieron opacar las 41.800 que se fabricaron de la variante sedán, a pesar de cesar su producción dos años antes. Su sucesor, el F94, continuó con la saga, que se cerró en 1963 cuando el Auto Union 1000 de fabricarse.

No obstante, en países latinoamericanos como Brasil y Argentina estos automóviles continuaron fabricándose bajo licencia hasta 1967 y finales de 1969 respectivamente, por lo que no es extraño que en estos lugares se les tenga un cariño especial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here