Comparativa 4×4: Land Rover Defender 90 vs Jeep Wrangler Rubicon

0
24
jeep

Por: David G.Artés

En esta comparativa 4×4 veremos cuál de estos dos colosos (Land Rover Defender 90 P400 o Jeep Wrangler Rubicon) es el mejor todoterreno a la venta en Europa y por qué lo es. A través de 4 obstáculos grabados en vídeo con todo detalle, vamos a sumergirnos en la parte técnica del 4×4, tanto si entiendes de 4×4 como si no, para saber quién es el vencedor y las diferencias técnicas que lo hacen superior.

El Land Rover Defender 90 P400 es la máxima expresión del 4×4 de la marca británica y el Jeep Wrangler Rubicon es la cúspide de la gama Jeep en prestaciones todoterreno. A día de hoy no hay ningún otro 4×4 que les pueda hacer sombra en versión 2 puertas, ya que el Mercedes Clase G no cuenta con esta carrocería que optimiza el ángulo ventral, el Toyota Land Cruiser corto se queda lejos en cotas y el todopoderoso Ford Bronco norteamericano no llegará a nuestro mercado.

Lo primero antes del combate es presentar las armas de cada uno, ya que son dos vehículos muy comparables y a la vez totalmente diferentes.

MedidasDefender 90 P400Rubicon 3P 2.0 GME
Longitud4.323 mm4.334 mm
Batalla2.587 mm2.459 mm
Ángulo de ataque37,5º36,4º
Ángulo ventral31º25,8º
Ángulo de salida40º30,8º
Altura libre al suelo291 mm255 mm

El nuevo Land Rover Defender 90, en versión tope de gama P400 como el que hemos utilizado para la prueba, es un vehículo con chasis monocasco de aluminio ultra-reforzado, suspensión neumática independiente a las 4 ruedas de altura variable, reductorabloqueos de diferencial automáticos central y trasero y una electrónica que prácticamente lee el terreno y adapta el control de tracción (la combinación de bloqueos y control de tracción a las ruedas no bloqueadas en cada momento) a las circunstancias en tiempo real. No te dejes engañar por su aspecto de SUV de lujo, que también lo es: es una bestia muy poderosa.

Datos técnicosDefender 90 P400Rubicon 3P 2.0 GME
Diámetro de rueda814 mm810 mm
Potencia max400 CV270 CV
Par max550 Nm @2.000 rpm400 Nm @3.000 rpm
Reductora2,93:14:1
Desarrollo mínimo57,2:177,2:1
Par max a la rueda31.460 Nm30.880 Nm
Masa2.245 kg1.995 kg
Remolque3.500 kg1.500 kg
Precio unidad probada102.070 €65.000 €

El Jeep Wrangler Rubicon tiene un planteamiento opuesto al de su rival y es un 4×4 de la vieja escuela en todos los sentidos: chasis de largueros y travesaños de acero, suspensión por muelles con doble eje rígidoreductora ultra-corta (reducción de 4:1), barra estabilizadora delantera desconectable y bloqueos de diferencial delantero, central y trasero que, cuando se activan, cancelan en el efecto del control de tracción y lo remplazan por 4 ruedas girando a la misma velocidad. El árbol de transmisión se convierte en una «H» de con tres ejes solidarios entre sí y le permite avanzar como si llevase orugas… pero más sobre eso luego.

En esta primera prueba, que consiste en superar socavones alternos a izquierda y derecha en un eterno cruce de puentes, la clave está en no tocar abajo en ningún punto, mantener las ruedas en contacto con el suelo el máximo tiempo posible, y ser capaz de traccionar en un apoyo en diagonal extremo.

En realidad esta prueba es muy fácil para nuestros dos competidores porque les sobran cotas y capacidad de tracción para pasarla sin problemas, pero sí nos sirve para ver la primera diferencia: el recorrido de suspensión del Jeep Wrangler es mucho mayor que el del Land Rover Defender, porque las suspensiones neumáticas no son capaces de emular, ni de lejos, la palanca que hacen los ejes rígidos. El Jeep no llega a perder contacto con el fondo de los profundos agujeros prácticamente nunca, mientras que el Defender deja unos 60 cm de aire debajo de las ruedas en las posiciones más extremas.

La diferencia es tan abismal que no hay otro remedio que darle «el punto» al Wrangler, se mire por donde se mire, aunque obviamente ambos pasan sin dificultad.

Prueba 2: subida extrema con cruce de puentes

En la subida extrema con cruce de puentes nos encontramos con una pendiente aproximada del 50% que culmina con un cruce de puentes muy fuerte en la parte superior. Es una prueba de tracción extrema.

En este caso hay que reconocer que se produce una subida muy similar en ambos coches, ya que llegan a la cumbre con gran facilidad y con gran suavidad, pero hay dos matices que hacer al respecto.

El primer matiz es que el eje delantero del Land Rover, gobernado por la electrónica, se ve obligado a hacer trabajar a los frenos para evitar el patinamiento, mientras que el Wrangler sube por mecánica y no utiliza los frenos en ningún momento, sólo la rígida sincronización de sus 4 ruedas mediante engranajes bloqueados.

Si la subida durase kilómetros, el Land Rover quemaría los frenos. El Wrangler no los utiliza.

El segundo matiz es que, si bien en un obstáculo puntual el control de tracción es el 90% de eficaz que un bloqueo de diferencial, si la pendiente fuese mucho más larga, digamos de kilómetros de ascenso por rocas, el Defender acabaría quemando los frenos delanteros por el uso abusivo y por la falta de ventilación que implica circular tan despacio, mientras que el Jeep sube sin sufrimiento mecánico ni calentamiento de ningún elemento del coche y no tendría más límite que el de su tanque de combustible para seguir trepando por cualquier sitio.

Parece una diferencia pequeña, pero los que hacen 4×4 de verdad huyen de estos sistemas electrónicos por esa razón, aparte de que el control de tracción es reactivo y actúa una vez que el auto está patinando, mientras que el bloqueo de diferenciales consigue proactivamente que si una sola rueda tiene agarre, ninguna resbale (porque van unidas solidariamente).

Prueba 3: El Escalón

El escalón es una de las pruebas más difíciles del circuito, si no la más difícil. Es una pendiente muy fuerte que culmina en un escalón de roca de medio metro de altura, sólo apto para coches muy preparados. Sería el típico obstáculo para el que bajarías las presiones de las ruedas al mínimo para poder tener tracción, cosa que nosotros no hacemos precisamente para no facilitar la tarea a los coches y ver las diferencias.

Y es este obstáculo tan complicado el que marca la mayor diferencia entre los dos contendientes. Es cierto que ninguno de los dos es capaz de trepar sin inercia y ambos se quedan clavados justo en el propio escalón, pero el Wrangler consigue trepar con un pequeño impulso, con esa inercia que siempre queremos evitar en nuestras pruebas para poner a los coches al límite, mientras que el Defender no consigue morder la parte superior del escalón hasta el cuarto o quinto intento, que ha de realizarse con una inercia muy seria y asestando un golpe muy violento a la suspensión, que levanta incluso ambas ruedas en el aire durante un instante.

Conclusiones

Lo cierto es que las diferencias entre estos autos son a la vez pequeñas, porque ambos son todoterrenos impresionantes y capaces de pasar todos los obstáculos del circuito, pero también son grandes por su propia configuración.

En este enfrentamiento hemos comprobado de primera mano (y hemos documentado en vídeo) que el todoterreno clásico, mecánico, sigue siendo más eficaz que el todoterreno moderno basado en la electrónica, y eso sin entrar a valorar la posible duración o los potenciales puntos de avería de una y otra filosofía.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here