¿Cómo mejorar la iluminación de los faros de tu auto?

0
150
led

La tecnología y la técnica de nuestros autos no ha hecho más que avanzar con el paso del tiempo, haciéndolo cada vez a mayor velocidad. Sin embargo, pese a la evolución sufrida, hay cosas que no cambian: un auto necesita un buen sistema de iluminación para conducir con seguridad en cualquier situación, independientemente de las condiciones de luz exteriores. Con el uso y la acción de agentes externos, los sistemas de iluminación pueden reducir su rendimiento, pero…¿es posible «rejuvenecer» nuestros faros?

¿Qué tipos de faros existen en los autos actuales?

A día de hoy en el mercado automovilístico se pueden encontrar diferentes tecnologías de iluminación, aunque son tres las más frecuentes. La tecnología halógena está compuesta por una bombilla de gran potencia (generalmente 55W) cuyo filamento se vuelve incandescente al paso de la electricidad. La luz producida se refleja mediante una superficie compleja, o bien se proyecta a través de una «lupa» o «proyector».

Como evolución de la tecnología halógena nació la iluminación de xenón, que utiliza también bombillas, pero en este caso compuestas por un gas llamado xenón que se inflama con la electricidad. La tecnología de xenón sigue siendo muy utilizada hoy día, aportando una iluminación más potente con menor consumo (generalmente se utilizan bombillas de 35W), con un color más agradable al ojo humano y, generalmente, asociada a técnicas como la iluminación en curva con proyectores móviles.

La tecnología LED es, a día de hoy, el estándar ya incluso en vehículos de corte urbano. La iluminación LED no utiliza bombillas, sino diodos (un material semiconductor dotado de dos terminales) que con la tensión eléctrica adecuada liberan energía en forma de fotones.

Las ventajas de la iluminación LED son variadas: su pequeño tamaño permite a los diseñadores desarrollar faros más finos y estéticos, su consumo de energía es mucho menor y su flexibilidad es tal que combinada con las últimas tecnologías de procesamiento se pueden producir sombras y zonas más iluminadas para mejorar la visibilidad en tiempo real sin riesgo de deslumbramientos.

Con el paso del tiempo los sistemas de iluminación de un vehículo pueden disminuir su efectividad. Existen, no obstante, una serie de actuaciones que pueden mejorar la iluminación que emiten los faros del auto de forma sencilla y, generalmente, con un costo para el propietario muy reducido e incluso nulo más allá de un rato de su tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here