Stellantis y Volkswagen temen que la clase media ya no pueda comprar autos

0
495
autos

Ha surgido una preocupación respecto al acceso a los vehículos por el aumento de los precios. Stellantis y VW lo  manifestaron. 

Un tema respecto a lo que podría pasar con la clase media y la adquisición de vehículos viene rondando desde hace unos meses entre los directivos de diferentes conglomerados automotrices ¿Qué piensa Stellantis y Volkswagen sobre el futuro cercano? 

Ambos fabricantes han manifestado abiertamente su preocupación por el gran aumento en los precios de los automóviles nuevos que los están alejado cada vez más de ser asequibles. Especialmente con la incorporación masiva de modelos eléctricos. 

Un asunto que en la actualidad supone varias desventajas. Por un lado la implementación de nuevas tecnologías elevan los costes, la crisis de suministros con las afectaciones en la producción y ahora, el conflicto Rusia-Ucrania traería repercusiones globales en la industria. 

Carlos Taveres CEO de Stellantis no es la primera vez que pone en duda la acelerada carrera de la electrificación y las consecuencias sociales que se presentarían en un corto plazo, relacionada directamente la reducción de la compra de vehículos en la clase media. 

Así mismo Herbert Diess cabeza del Grupo Volkswagen expresó la misma preocupación en declaraciones a medios internacionales, específicamente hablando de la interrupción en las cadenas de suministro globales y problemas energéticos que llevarán a la inflación en el precio de los automóviles.  

Aun así los fabricantes, especialmente en Europa, han tenido que plantearse metas de ‘libre emisiones’ en plazos relativamente ‘apretados’ impulsados por las políticas de emisiones, pintando un panorama en el que los autos se volverían en un bien exclusivo. 

Modelos lanzados recientemente en los mercados europeos son algunos ejemplos del incremento desmedido teniendo en cuenta el factor electrificación. Renault Mégane se vendía entre 20.000 y 25.000 euros, ahora la gama del Megane E-Tech arranca en los 35.000 euros. 

Como en el viejo continente, es claro que los mercados de todo el mundo se han visto afectados por las crisis recientes. Por lo menos en América del Sur, Peugeot y Citroën acaban de cancelar dos proyectos de mini SUV que serían asequibles, pero la rentabilidad no resultó favorable para Stellantis. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here