Sigue el histórico segundo juicio político contra el expresidente Donald Trump

0
305
trump
WASHINGTON, DC - FEBRUARY 10: Senate Minority Leader Mitch McConnell (R-KY) leaves the senate floor during a break in the impeachment trial of former President Donald Trump at the U.S. Capitol on February 10, 2021 in Washington, DC. House impeachment managers will make the case that Trump was responsible for the January 6th attack at the U.S. Capitol and he should be convicted and barred from holding public office again. (Photo by Tasos Katopodis/Getty Images)

El segundo juicio político contra el expresidente Donald Trump continúa este jueves en el Senado con otra jornada de alegatos.

Trump enfrenta un cargo por ‘’incitación a la insurrección’’ en conexión con el sangriento ataque al Capitolio en Washington, DC, el 6 de enero pasado y que dejó cinco muertos, varios heridos y decenas de arrestos.

El expresidente dijo que no asistirá a las audiencias, en rechazo a un pedido de los administradores del juicio.

El miércoles, los demócratas presentaron sus argumentos, que incluyeron videos de lo ocurrido en el Capitolio.

Los demócratas de la Cámara, que procesaron al expresidente por “incitación a la insurrección” en su histórico segundo juicio político, trataron de dificultar al máximo que cualquier senador minimice el nivel de violencia, y por extensión el papel de Trump en ella, mostrando el asalto en videos, desde varios ángulos de cámara.

Pasaron la mañana repitiendo las palabras de Trump a sus seguidores antes de los disturbios —incluyendo su llamado a “luchar como el infierno” para revertir su derrota— y la reconstruyeron, casi de forma cinematográfica, la línea temporal de lo ocurrido.

No está claro si la presentación demócrata cambiará algún voto, ya que aún se espera que Trump salga absuelto al final del proceso. Pero los senadores parecieron claramente desconcertados por lo que vieron.

Como se recordará, el 13 de enero la Cámara de Representantes votó 232-197 a favor de iniciar un segundo proceso de juicio político a Trump, una semana después de la violencia.

Los republicanos y los abogados de Trump argumentaron el martes que el juicio es innecesario, e incluso inconstitucional, porque Trump ya no es presidente y no puede ser destituido, pero los demócratas aprobaron 56-44 seguir adelante con las audiencias, con el voto de seis republicanos.

El juicio es presidido por el senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont, quien es el jefe ceremonial del Senado por haber sido el miembro en servicio del partido mayoritario por más tiempo.

Una vez que los senadores lleguen a una votación final sobre el cargo de juicio político —esta vez solo hay uno: incitación a la insurrección—, cada legislador se levantará y emitirá su voto: culpable o inocente.

El primer juicio político de Trump, en el que fue absuelto de los cargos de abuso de poder al presionar a Ucrania para que investigara al ahora presidente Joe Biden, duró casi tres semanas.

Pero se espera que este sea más breve, ya que el caso es menos complicado y los senadores ya conocen muchos de los detalles, habiendo estado ellos mismos en el Capitolio durante la insurrección.

Y si bien los demócratas quieren asegurarse de tener suficiente tiempo para presentar su caso, no quieren paralizar al Senado por mucho tiempo.

Hasta que se complete el juicio el Senado no puede confirmar a los nominados al gabinete de Biden y seguir adelante con sus prioridades legislativas, como el alivio a la pandemia de COVID-19.

Si Trump es declarado culpable, el Senado podría realizar una segunda votación para prohibirle que vuelva a ocupar el cargo. Los demócratas creen que sería un castigo apropiado después de que le dijo a la multitud enojada de sus partidarios que “luchen como demonios” para revertir su derrota electoral.

Los demócratas también argumentan que no debería haber una “excepción de enero” para los presidentes que cometen delitos imputables justo antes de dejar el cargo. Dicen que el juicio es necesario no sólo para hacer responsable adecuadamente a Trump, sino también para que puedan lidiar con lo sucedido y seguir adelante.

“No se puede seguir adelante hasta que se haga justicia”, dijo esta semana la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. “Si no siguiéramos con esto, también podríamos eliminar cualquier sanción de la Constitución de juicio político”.

Los recuerdos recientes del 6 de enero podrían facilitar que los fiscales expongan su caso, pero no significa que el resultado sea diferente del primer juicio contra Trump.

El entonces mandatario fue absuelto en su primer juicio hace un año con apenas un republicano —el senador por Utah Mitt Romney— votando a favor de declararlo culpable, y es posible que esta vez tampoco haya muchos votos en ese sentido.

En una votación de prueba el 26 de enero, solo cinco republicanos del Senado votaron en contra de un intento por desestimar el juicio, una indicación temprana de que es probable que Trump sea absuelto nuevamente.

Una segunda absolución por parte del Senado en un juicio político sería una victoria para Trump, y demostraría que conserva una influencia considerable sobre el Partido Republicano, a pesar de sus esfuerzos por subvertir la democracia y de la condena generalizada de muchos colegas republicanos después del 6 de enero.

Aun así, la absolución puede no ser el final de los intentos de hacerlo responsable.

Los senadores Tim Kaine, demócrata por Virginia, y Susan Collins, republicana por Maine, presentaron una moción de censura después de que la votación del mes pasado dejara en claro que era poco probable que Trump sea declarado culpable.

Si bien aún no han dicho si presionarán por una votación de censura después del juicio político, Kaine dijo esta semana que “la idea está sobre la mesa y puede convertirse en una idea útil en el futuro”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here