Si de verdad queremos ser ecológicos, ¡no compremos más SUVs!

0
278
suv

Sí, quizá ese titular pueda parecer algo exagerado, aunque más hubiese sido pedir que la Unión Europea prohíba la comercialización de SUVs para acometer su actual cruzada contra las emisiones de CO2 (entre otros contaminantes). Sea como fuere, la opinión que te quiero presentar no es tan radical, aunque ya puedes ver por dónde van “los tiros”.

Reducir las emisiones de CO2 es fundamental, y es obligación de todos

Podemos decir que el objetivo de la neutralidad climática en materia de emisiones de dióxido de carbono para el año 2050 es fundamental para nuestro planeta y para nosotros mismos, pues el cambio climático, en menor o mayor medida, es ya un hecho, y el aire que respiramos en las ciudades es cada vez más sucio, cargado de no sólo de CO2, sino también de otros contaminantes como óxidos de nitrógeno o partículas sólidas, entre otros.

Para obligar a las marcas a producir autos cada vez más ecológicos podemos decir que la Unión Europea está atacando la situación desde dos frentes distintos. El primero de ellos es estableciendo normativas de homologación más estrictas, como la actual Euro 6d y la futura Euro 7. El segundo de ellos es mediante la conocida normativa CAFE o ley de los 95 gramos, que básicamente obliga a que la media de emisiones de los autos vendidos no supere dicha cifra, bajo multas de 95 € por cada gramo y unidad, es decir, unos dos mil euros por auto de media. A todo esto se suman países como Reino Unido o Japón que ya están pensando muy seriamente prohibir la venta de autos diésel y gasolina en la próxima década, incluyendo incluso a los híbridos enchufables.

Obviamente, con todo este panorama, el futuro será eléctrico, sin duda alguna, con ciertos aspectos aún por mejorar, aunque la mayoría de ellos poco atañe a la industria de la automoción directamente, pues se trata de la infraestructura de recarga, aunque es evidente que se necesita seguir desarrollando procesos que permitan fabricar baterías más económicas, que se traduzca en vehículos eléctricos más baratos aptos para todos los bolsillos. Asimismo, tampoco debemos olvidar el hidrógeno, sobre todo para el sector del transporte de mercancías.

Queremos autos ecológicos, pero compramos un sinsentido

Retomando la idea inicial, la cosa está en que mientras llegan esos autos eléctricos para todas las personas, los fabricantes deben ingeniárselas para fabricar autos lo más ecológicos posible y que cumplan todas esas leyes. Además, por parte de algunos compradores, también les gusta la idea de comprar un auto ecológico, un híbrido, y ser los guays del barrio que cuidan del planeta. Algo así como cuando las estrellas de Hollywood iban con sus Prius por las calles de Los Ángeles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here