Qué dirección tomará el Partido Republicano después del juicio político a Trump

0
276
trump
WASHINGTON, DC - DECEMBER 12: U.S. President Donald Trump departs on the South Lawn of the White House, on December 12, 2020 in Washington, DC. Trump is traveling to the Army versus Navy Football Game at the United States Military Academy in West Point, NY. (Photo by Al Drago/Getty Images)

WASHINGTON – El segundo juicio político de Donald Trump ofrece un momento de aclaración para el Partido Republicano.

Cuando comenzó el juicio el martes, los senadores republicanos seguían profundamente divididos, aunque no de manera uniforme, sobre la conveniencia de condenar a la figura más poderosa del partido y prohibir al expresidente volver a postularse. Seis republicanos se unieron a los 50 demócratas el primer día en la votación para afirmar el derecho del Senado a juzgar a un ex presidente.

El representante Jamie Raskin, demócrata de Maryland, el director principal de juicio político de la Cámara de Representantes, les mostró un video del motín del 6 de enero en el Capitolio y recordó en términos emocionales y vívidos detalles su esfuerzo por mantenerse a sí mismo y a los miembros de su familia a salvo durante el mismo.

«Esto no puede ser el futuro», dijo Raskin, con la voz quebrada.

Con los demócratas unidos en su juicio sobre Trump, dependerá de los republicanos determinar si el Senado lo castiga por su papel en los disturbios. En conjunto, sus decisiones individuales pondrán de relieve no solo el futuro del Partido Republicano durante los próximos dos años antes de las elecciones de mitad de período de 2022, sino también quizás mucho más allá de eso.

No solo decidirán si Trump sigue siendo el abanderado de su partido hasta las próximas primarias presidenciales, como posible candidato para el cargo que acaba de perder, sino también si el establecimiento republicano quiere seguir siendo definido por el tipo de populismo en el que construyó su imperio político y luego se convirtió en arma con un objetivo en el Capitolio.

«La pregunta es qué dirección tomará el partido», dijo William Howell, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Chicago, sobre la elección del Partido Republicano entre su ala Trump y sus raíces conservadoras más tradicionales. «Si lo que vemos es que los republicanos básicamente en general votan a favor de la absolución, concluimos dos cosas: el populismo seguirá controlando al partido y la relevancia de esa distinción se desvanece un poco».

Se espera ampliamente que el Senado no condene a Trump y, por lo tanto, deje abierta su opción de buscar un regreso en 2024, cuando cumpliría 78 años el día de las elecciones.

Independientemente de si se postula nuevamente, si Trump es absuelto, los republicanos mantendrán a su partido firmemente atado a un presidente que, según una mayoría bipartidista de la Cámara, incitó a una insurrección cuando un grupo de sus seguidores irrumpió en el Capitolio en el mortal asalto del 6 de enero. Con votos mucho más fuertes y duraderos que sus palabras, condonarán a un comandante en jefe que recurra a la fuerza para intentar anular los resultados de una elección legítima.

Michael Steele, ex presidente del Comité Nacional Republicano y crítico frecuente de Trump dijo que la perspectiva de que los senadores republicanos se nieguen a prohibir que Trump ocupe un cargo futuro «te dice exactamente todo lo que necesitas saber sobre dónde están».

El juicio político se produce inmediatamente después de una serie de votaciones en la Cámara, y a puerta cerrada, que afirmaron tanto las divisiones dentro del Partido Republicano como el grado en el que Trump podría salir peor si el Senado votara por votación secreta.

En una reunión del caucus interno la semana pasada, los republicanos de la Cámara de Representantes votaron de manera decisiva para mantener a la representante Liz Cheney, republicana por Wyoming, en una posición de liderazgo a pesar de los pedidos de su destitución porque votó para acusar a Trump. Fue una de los 10 republicanos que abandonaron a Trump, la mayor cantidad en votar en contra del presidente de su propio partido en un juicio político.

Concedido el secreto de una boleta anónima, 145 de los 206 republicanos de la Cámara que votaron querían que Cheney permaneciera como una de las caras más destacadas de su caucus.

Pero horas después, cuando la Cámara votó para despojar a la representante de primer año Marjorie Taylor Greene de sus asignaciones en el comité, una votación que es un asunto de dominio público, solo 11 republicanos se unieron a una mayoría demócrata unificada. Cuando se ven obligados a ponerse del lado de Trump o en contra de él en público, la mayoría de los republicanos llegan rápidamente a su bando.

Y, sin embargo, aunque el 5% de los republicanos de la Cámara estaban dispuestos a acusar a Trump, el porcentaje de republicanos en el Senado que votarían por condenar podría ser mayor.

Mitt Romney, el senador de Utah que fue candidato presidencial del Partido Republicano en 2012, votó a favor de condenar a Trump el año pasado después de que el presidente fuera acusado por un asunto separado. Romney también votó en contra del intento fallido del senador de Kentucky Rand Paul de declarar inconstitucional el juicio político de un ex presidente.

Los senadores republicanos tienen la oportunidad de definir su partido en el futuro.

«Si los conservadores tradicionales no están dispuestos a enfrentarse al presidente en este momento», dijo Howell, el Partido Republicano «es el partido del populismo de derecha».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here