El pequeño auto de Honda que abrió paso al Civic en Estados Unidos

0
92
honda

Los ‘kei car’ japoneses tuvieron un exponente global a inicio de los años ’70: el Honda Z. Se vendió en Japón, Estados Unidos y varios países europeos.

Históricamente, la industria japonesa se destacó por imponer la microelectrónica en diferentes campos. En la década de 1960 conocimos sus radios, televisores, equipos de sonido y todo tipo de artefactos que eran cada vez más pequeños y eficientes. Esa misma teoría se aplicó a los carros, dando origen a una categoría que, hoy por hoy, solo existe allí: los ‘kei cars’.

Por definición, los ‘kei cars’ son vehículos que no superan 3,4 metros de largo, con motores de hasta 660 c.c. y que gozan de múltiples beneficios fiscales en Japón. Pero para 1970, no podían tener más de tres metros de longitud, ni motores con más de 350 c.c. Sobre esa base se creó el protagonista de esta historia: Honda Z.

Aún bajo esa tipología, el Honda Z se creó para complementar al clásico Honda N con un enfoque global. Debutó en plena época de la psicodelia, en octubre de 1970, y se mantuvo vigente durante cuatro años. Su papel fue importante porque, en algunas regiones, abrió las puertas al Civic que aún es una de las insignias de la marca.

Por supuesto, Japón tuvo en el Honda Z un ‘kei car’ que se ceñía estrictamente a las características exigidas para la categoría. Sus dimensiones alcanzaban 3,12 metros de largo, 1,29 metros de ancho y 1,28 metros de altura, con una distancia entre ejes de dos metros. Alcanzaba un peso de tan solo 595 kg. Nació básicamente como una evolución más estilizada del Honda N, el primer auto de exportación de la marca.

Los modelos dirigidos al mercado japonés (Z360) tenían un motor SOHC de 354 c.c. refrigerado por aire, con 31 hp y 36 hp, este último en las versiones deportivas. Pero la versión internacional (Z600) incorporaba un propulsor de 598 c.c. y 36 hp. En ambos casos, con caja manual de 4 o 5 velocidades y tracción delantera.

Así se comercializó en Japón, Estados Unidos y mercados europeos como Reino Unido, Francia, Suiza y Alemania. En este último país, sus motores se redujeron a 242 c.c. y 12 hp, para entrar a la categoría de autos para conducir sin licencia.

En todas sus variantes, el pequeño Honda Z contaba con suspensión delantera independiente y trasera de ballestas. Podía albergar en su interior tan solo a dos personas, sumando un asiento trasero muy pequeño. Al minúsculo maletero se podía acceder a través de la ventana trasera, además rodeada por un grueso marco de plástico. Y en la parte baja, había un compartimiento donde estaba la llanta de repuesto.

La versión norteamericana tenía luces exploradoras auxiliares, bumper metálico con extensión a la parrilla, espejo retrovisor lateral del lado del conductor y luces para la placa.

Para noviembre de 1972 sufrió una notable actualización, eliminando los parales de puertas y sumando aletas en el paral trasero. Además, tenía cambios en la zona posterior incluyendo una franja negra con el nombre de la marca, uniendo las luces traseras, y bajando el espacio de la placa. Esos nuevos modelos ya tenían un nuevo motor de 356 c.c. y 36 hp.

Entre tanto, a pesar de la crisis del petróleo que afectaba al mundo por aquellos tiempos, las ventas del Honda Z en Estados Unidos no fueron muy altas. Y era lógico, por la preferencia de los americanos a los autos grandes. Por eso, Honda expandió la gama del “Z” con una variante más grande tipo “Sport Coupé”, también más potente y atractiva a ese mercado.

Este auto, ni más ni menos, fue el primer Civic que se introdujo allí en 1973. Así, podría decirse que ese fue el heredero directo del Honda Z, al menos en Estados Unidos.

Su corta vida de producción finalizó en 1974, dejándole su lugar al Honda Life del que existieron múltiples variantes, incluso una van. En 1998 volvió a existir un ‘kei car’ de nombre Honda Z, ya con aspecto de SUV y tracción 4WD, pero no tenía nada que ver con el modelo original.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here