El papel de la batería para equilibrar autonomía, prestaciones y sostenibilidad

0
202
porsche

Casi la mitad de las emisiones de CO2 generadas durante el ciclo de vida de un vehículo eléctrico se producen en la fase de fabricación, la cual incluye la extracción y el procesamiento de las materias primas. La segunda mayor fuente de emisiones es el funcionamiento del vehículo, determinado por la procedencia de la energía utilizada para cargarlo, la eficiencia de la carga, la eficiencia del vehículo y la forma de conducirlo. Los procedimientos de reciclaje y el procesamiento posterior de los materiales al final del ciclo de vida de un vehículo generan la menor proporción de emisiones de dióxido de carbono.

En términos de factores individuales, la batería del sistema de propulsión es lo que más influye en las emisiones de CO2 durante el ciclo de vida de un vehículo: representa alrededor de 40 por ciento del dióxido de carbono emitido cuando es fabricado un Taycan. En otras palabras, el tamaño de lo que almacena la energía es el responsable principal de la huella de carbono de un vehículo eléctrico. Sin embargo, este componente también es lo que determina el éxito comercial de este tipo de vehículos. Por tanto, el tamaño de la batería debe ser el adecuado para que cumplan las expectativas y exigencias de los clientes.

Según un estudio realizado por un fabricante de vehículos en Estados Unidos, la preocupación por agotar la carga de la batería durante la conducción es el principal obstáculo para que los clientes compren un vehículo eléctrico. El aumento de la capacidad y la eficiencia de las baterías hace que los vehículos eléctricos evolucionen para adaptarse mejor a las necesidades de los clientes. Algunos fabricantes están ahora en condiciones de lanzar modelos con una autonomía muy superior a 600 kilómetros, pero los vehículos más pequeños para trayectos más cortos y con menor autonomía también son cada vez más populares entre los clientes.

El criterio de Porsche para encontrar el equilibrio óptimo

Porsche está adoptando su habitual enfoque pionero a la hora de abordar este reto. El fabricante de autos deportivos ha analizado las prioridades y los casos de uso para ayudar a identificar un tamaño de batería que logre el equilibrio adecuado entre requisitos contradictorios. Por ejemplo, los clientes de Porsche valoran una experiencia de conducción dinámica, pero al mismo tiempo esperan que sus vehículos cubran largas distancias rápidamente con tiempos de carga cortos. Las estadísticas indican que la mayoría de los clientes conducen menos de 80 kilómetros al día y aproximadamente 80 por ciento de los trayectos semanales son inferiores a 450 km.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here