Mercedes-Benz EQB 2022

0
290
meche

El EQB 2022 es el tercer SUV eléctrico de la marca. Se sitúa entre el pequeño Mercedes-Benz EQA y el gran Mercedes-Benz EQC, y es el hermano gemelo eléctrico del Mercedes-Benz GLB. De hecho, su exterior y su interior provienen directamente del GLB, de la misma forma que el EQA está emparentado con el GLA. Su puesta de largo tuvo lugar en abril de 2021 en China y en septiembre del mismo año vio la luz la variante europea, que será la que conoceremos nosotros.

El gran rival del Mercedes-Benz EQB 2022 es el Tesla Model Y, en tanto que son los dos únicos SUV eléctricos que a día de hoy ofrecen una tercera fila de asientos. Si prescindimos de este detalle y aceptamos una mínima diferencia en tamaño, entonces podríamos medirlo contra dos crossover de cinco plazas: el Audi Q4 e-tron –que es 9 centímetros más corto– y el Volkswagen ID.4 –que es 10 centímetros más corto–.

Mercedes-Benz está sopesando la posibilidad de crear variantes coupé del EQB, aunque todavía es pronto para tener más detalles al respecto.

MERCEDES-BENZ EQB 2022: EXTERIOR

El Mercedes-Benz EQB 2022 mide 4,86 metros de largo, 1,83 metros de ancho y 1,66 metros de alto. Su distancia entre ejes es de 2,82 metros.

Esto significa que es 50 milímetros más largo y 9 milímetros más alto que el GLB, el coche de gasolina con el que está emparentado. Su anchura y su distancia entre ejes son exactamente las mismas.

A nivel estético tan sólo presenta unas pocas diferencias con el GLB. La más evidente es su parrilla delantera, que es completamente ciega siguiendo el mismo patrón que ya hemos visto en los otros integrantes de la familia EQ.

Otro cambio estilístico significativo es la incorporación de un haz horizontal de luces de led que vincula tanto los faros delanteros como los faros traseros. En el GLB, en cambio, los grupos son completamente independientes entre sí.

Más allá de esto, sutiles cambios. La sección inferior del tren delantero también adopta un diseño revisado por las distintas necesidades de refrigeración de un coche eléctrico, mientras que en la zaga el espacio del difusor también presenta otro aspecto por la ausencia de los tubos de escape.

En la zaga, Mercedes-Benz ha rebajado la posición de la matrícula del coche para situarla en el área del paragolpes y del difusor. Esto resulta en una zaga mucho más limpia, dando aún más protagonismo a la estrella de Mercedes-Benz.

El coeficiente aerodinámico Cx es de 0.28.

Las llantas pueden ser de 18, 19 o 20 pulgadas, todas ellas con un diseño diferenciado y con un tratamiento aerodinámico para contribuir a la eficiencia del vehículo.

El interior del Mercedes-Benz EQB 2022 es básicamente continuista respecto a su equivalente térmico, el Mercedes-Benz GLB, por lo que no encontraremos grandes elementos diferenciales respecto a su versión térmica.

Sí es interesante señalar que Mercedes ha hecho algunos cambios. El más visible es el acabado interior, que introduce un exclusivo color oro rosado que sirve para adornar las salidas del aire acondicionado y parte del salpicadero.

El puesto de conducción es completamente digital y proviene directamente del GLB, tanto las pantallas de 10.25 pulgadas para el cuadro de instrumentos y el infoentretenimiento como el volante multifunción y los botones que conforman la consola central. Incluye un selector físico que permite oscilar fácil y rápidamente entre los modos de conducción sin quitar los ojos de la carretera. El sistema de infoentretenimiento es el ya conocido MBUX y dispone de aplicación para teléfonos móviles. A modo de curiosidad, el navegador es capaz de señalar automáticamente dónde están los puntos de carga más próximos y de planificar las paradas durante una ruta.

El EQB tiene head-up display. En él veremos detalles como la velocidad a la que nos desplazamos o cuál es la distancia hasta el siguiente cambio de dirección en la navegación que estamos siguiendo con el GPS. También nos indicará gráficamente cuál es la dirección que debemos tomar, pero no con realidad aumentada como sí hemos visto en modelos más lujosos, como el Clase S. Esto sí lo vemos sin embargo en la pantalla del infoentretenimiento, que en estos casos ocultará el navegador para superponer en la imagen de la cámara exterior del vehículo cuál es la dirección que debemos tomar. Esto puede ser útil si hay un acompañante guiando al conductor, pero en caso de navegar en solitario es menos práctico porque obliga a apartar los ojos de la carretera en el momento más importante.

Detrás del volante encontramos dos levas que accionan la frenada regenerativa, que puede tener una intensidad nula –si levantamos el acelerador se comportará exactamente igual que un vehículo de gasolina, desplazándose por inercia–, intensidad media o alta. También dispone de un cuarto modo que es automático y que juega entre los tres niveles en función de las circunstancias de la conducción.

Detrás del volante también encontramos una palanca que permite oscilar entre la marcha adelante, la marcha atrás y el freno de mano electrónico. Dado que es un vehículo eléctrico y sólo tiene una velocidad, esto tan sólo lo tendremos que accionar cuando iniciemos la travesía o queremos efectuar una maniobra.

Un cambio importante del EQB respecto al GLB es la integración de la batería, que ha obligado a elevar 20 milímetros la posición de los asientos traseros. Esto reduce el espacio libre al techo, pero servidor de ustedes mide 1,85 metros de altura y no sintió que esto comprometiese el confort de esas plazas. Si pasan de 1,90 metros, quizá opinen diferente.

El EQB se ofrece de serie en su configuración de cinco plazas, pero puede incluir como opción una tercera fila de asientos que eleva la capacidad del vehículo hasta los siete ocupantes. Esta tercera fila no está recomendada para personas que pasen de 1,65 metros de altura, por lo que es ideal para niños. Aun así, en caso de emergencia y como último recurso todavía sería posible desplazar a adultos de mayor tamaño. Hemos comprobado que en ese caso bastaría con adelantar la segunda fila para crear más espacio en la tercera, aunque las personas que hicimos la prueba in situ damos fe de que no sería una experiencia demasiado confortable para nadie.

El maletero tiene capacidad para 495 o 465 litros en función de si se trata del EQB de cinco plazas o de siete respectivamente. Abatiendo la segunda fila de asientos, estas cifras crecen hasta los 1.710 y los 1.620 litros. Esto supone una pérdida de unos 40 litros respecto al GLB, que se pierden por la mayor altura de las filas traseras, que son 20 milímetros más altas que las del GLB por la necesidad de hacer espacio para la batería del coche.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

El Mercedes-Benz EQB 2022 está disponible en dos versiones. Ambas comparten la misma batería de 66,5 kilovatios hora de capacidad y acreditan una autonomía de 419 kilómetros en el ciclo WLTP.

La EQB 300 4Matic es la versión de acceso. Entrega 228 caballos de potencia con un par motor máximo de 390 Newton metro. Tiene dos motores eléctricos, uno en cada eje.

Acelera de 0 a 100 kilómetros/hora en 8,0 segundos y llega a una velocidad punta de 160 kilómetros/hora.

Le sigue la EQB 350 4Matic, que corona el modelo con 292 caballos de potencia y un par máximo de 521 Newton metro. Como su versión más liviana, también tiene dos motores eléctricos –uno por eje–.

Acelera de 0 a 100 kilómetros/hora en 6,2 segundos y su velocidad punta está limitada a 160 kilómetros/hora en plano.

Motores y batería provienen del Mercedes-Benz EQA, en un ejemplo práctico de cómo todas las marcas crearán una familia de modelos eléctricos alrededor de elementos compartidos.

Y este parentesco con el EQA también nos sirve para adelantarnos a lo que Mercedes-Benz prepara para el futuro, porque la marca de la estrella trabaja en una versión de acceso para el EQB basada en el EQA 250.

El EQB 250 se diferenciará del resto porque será tracción delantera y tendrá un único motor, situado sobre el eje delantero. Entregará unos 190 caballos de potencia con 375 Newton metro de par, aunque en principio con los mismos 419 kilómetros de autonomía de sus hermanos mayores.

Personal de Mercedes-Benz también nos dejó entrever en nuestra visita a Alemania para conducir el EQB –noviembre de 2021– que es muy probable que más adelante llegue una versión con más autonomía. Recurrirá a una batería más grande que el resto.

Aún es pronto para saber cómo será este EQB de gran autonomía, pero es interesante recordar que el EQC ya montaba en 2019 una batería de 80 kilovatios hora. Con los avances en tecnología desde entonces, no sería muy sorprendente que superase los 500 kilómetros de autonomía.

Admite cargas de hasta 100 kilovatios de potencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here