El tractor eléctrico del futuro: autónomo, modular y alimentado por hidrógeno y baterías

0
23
tractor

Bajo el nombre de Valtra H2O2, Lorenzo Mariotti, un diseñador italiano afincado en Milán, ha imaginado el futuro de los tractores agrícolas. Un concepto que, si bien es posible que no llegue a hacerse realidad tal y como se plantea aquí, sí ofrece algunas tecnologías que seguro que estarán presentes en la maquinaria agrícola del futuro. Propulsión eléctrica alimentada por pilas de combustible de hidrógeno y baterías de respaldo que pueden recargarse en la red, modularidad para adaptarse a todo tipo de requerimientos en cuanto a superficies y trabajos a realizar y, como no, posibilidad de manejarse de manera manual o autónoma.

Las enormes ruedas sobre las que se desplaza y un chasis futurista parecen extraídos directamente de las pick-up y todoterrenos modificados que protagonizan los espectáculos de ‘Monster truck’. Aunque en este caso, más allá del entretenimiento, su función debería estar más ajustada a las necesidades del trabajo diario como lo que es: una herramienta agrícola.

Sobre esas grandes ruedas Mariotti ha imaginado un chasis y una cabina que si bien se parecen a la de los tractores actuales también reciben un aire futurista, gracias a un efecto aerodinámico en las curvas que lo limitan, junto a un aire minimalista que es tendencia en estos días. Pero no todo es imaginación en el Valtra H2O2 de Mariotti. Las tecnologías que se mueven en su interior no están lejos de convertirse en realidad. Bajo todo este diseño el Valtra H2O2 esconde dos que lo hacen todavía más diferente. Su sistema de tracción eléctrico se alimenta de una pila de combustible de hidrógeno, que se apoya en unas baterías electroquímicas que pueden recargarse en la red. Y además su modularidad. La cabina acristalada que corona su chasis puede eliminarse para transformarlo en una máquina totalmente autónoma.

En el sector agrícola estas dos tecnologías tienen bastante sentido. Muchas de las labores rutinarias es posible realizarlas sin la intervención humana lo que justifica que un vehículo de este tipo pueda actuar de manera autónoma. Cuando la tarea se complica entonces podrá emplearse como un tractor al uso. Por otro lado, eliminar las emisiones favorecerá el crecimiento de los cultivos eliminando la contaminación que pudiera llegarles.

Como respaldo, el Valtra también incluye un conjunto de baterías que se pueden recargar en una instalación situada en la propia granja. Con estos dos sistemas, el tractor puede funcionar las veinticuatro horas del día superando las capacidades de un turno de trabajo humano. Incluso es posible dejarlo funcionando de forma autónoma durante la noche gracias a que su sistema de propulsión es prácticamente silencioso.

Otra de las ventajas que ofrece su sistema de tracción eléctrico es el par que puede ofrecer a las ruedas a velocidades muy bajas, superior a la que ofrece un motor de combustión, que además precisa de un sistema de transmisión y una caja reductora para lograrlo. Se trata de una característica esencial en este tipo de maquinaria y que es una de las razones por la que se emplea maquinaria diésel en labores agrícolas.

Tractores eléctricos ‘de verdad’

A finales de 2018, el fabricante de maquinaria agrícola americano John Deere presentó el prototipo de su primer tractor eléctrico y autónomo, que no necesitaba intervención de un conductor, por lo que prescindía de la cabina. Para la alimentación eléctrica la recibía mediante un cable conectado a la red, por lo que tampoco necesitaba baterías para su funcionamiento.

Un año después las marcas FPT Industrial y STEYR CNH Industrial, presentaron el STEYR Konzept, un nuevo concepto de tractor híbrido desarrollado de forma conjunta, cuyo motor diésel no está conectado a las ruedas sino que recarga una batería modular que alimenta cuatro motores eléctricos situados en las ruedas.

En enero de este año Kubota celebrara el 130 aniversario de su fundación presentando el Kubota X-tractor: un tractor eléctrico, autónomo y con inteligencia artificial que adelanta el futuro de la llamada ‘agricultura inteligente’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here