El KTM X-Bow GT-XR

0
478
f1

El KTM X-Bow GT-XR es un coche deportivo para la calle. Entrega 500 caballos de potencia con un par máximo de 581 Newton metro y cuesta 284.900 euros.

El X-Bow GT-XR está concebido como la versión de calle del KTM GTX que compite en la categoría GT2, de ahí que sea un coche concebido para aquellos conductores más exigentes.

KTM X-BOW GT-XR: EXTERIOR

El KTM X-Bow GT-XR mide 4,62 metros de largo, 2,04 metros de ancho y 1,16 metros de alto, y tiene un peso sin combustible de 1.250 kilos. Su distribución de peso es del 44% en el eje delantero y el 56% en el eje trasero.

Una buena muestra de su parentesco con la competición es el uso extensivo de la fibra de carbono, que abarca también buena parte de la carrocería. La pintura exterior permite que esto no repercuta negativamente en la estética del vehículo.

La célula de supervivencia pesa tan sólo 89 kilos. El monocasco está hecho de fibra de carbono y conectado en el eje trasero sobre una estructura tubular de acero donde están montados el motor, la caja de cambios y la suspensión trasera, así como las estructuras de impacto.

La célula de supervivencia pesa tan sólo 89 kilos.

El X-Bow GT-XR tiene una aerodinámica cuidada para generar el máximo agarre en curva posible, aunque la marca no ha precisado cuánta. Sí es llamativo el esfuerzo de la marca por maximizar el efecto suelo con el fondo del coche y la zona del difusor.

Otro de los cambios importantes en términos estéticos llega de la mano de la zaga, donde se encuentra un alerón de menores dimensiones que en la versión de competición. Respecto al frontal, el trabajado splitter delantero de ésta se suaviza y añade un lógico porta placas en el que se instalará la matrícula. Lo que no va a cambiar es el uso de una cantidad ingente de fibra de carbono, lo que asegura un conjunto lo más ligero posible.

El X-Bow GT-XR tiene una altura libre al suelo de tan sólo 9 centímetros. Dado que esto puede ser problemático en el día a día –badenes, aparcamiento–, el comprador puede incorporar opcionalmente un sistema hidráulico que permite levantar el tren trasero para sortear los obstáculos.

Las ruedas son de aluminio forjado y llevan la firma de OZ Racing, mientras que las llantas tienen 19 pulgadas en el tren delantero y 20 pulgadas en el trasero.

Las luces son de led, tanto delante como detrás.

Los retrovisores convencionales son sustituidos por cámaras de visión trasera.

KTM X-BOW GT-XR: INTERIOR

El rasgo más distintivo del KTM X-Bow GT-XR es el acceso a la cabina, que no se produce a través de dos puertas como cabría esperar de un vehículo convencional sino con una cúpula que se acciona electrónicamente.

La cúpula se puede abrir y cerrar a través de un botón en las llaves del coche. Puede parecer frágil, pero en realidad es de fibra de carbono y la marca asegura que es capaz de resistir seis veces el peso de todo el vehículo.

Los asientos son de fibra de carbono e incluyen un cinturón de seguridad de cuatro puntos que se inspira en los sistemas vistos en la competición.

El volante es de fibra de carbono e integra una pantalla que muestra toda la información relevante para el conductor. Como en los coches de carrera, el volante se puede desmontar fácilmente.

El maletero tiene una capacidad de 160 litros.

Pese a ser un coche de alto rendimiento, tiene aire acondicionado para no comprometer el confort de los ocupantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí