El jefe de Volkswagen se compromete a solucionar los defectos del sistema multimedia

0
107
vw

El nacimiento de la última generación del Volkswagen Golf trajo consigo importantes novedades. El rey de los compactos siempre ha sido usado por Volkswagen como el escenario ideal para introducir novedades y sistemas importantes. Quién mejor que él para ser el primero en emplear la última versión del sistema multimedia de la casa. Lo que todo debería haber sido un éxito ha resultado ser un problema. El equipo de infoentretenimiento del Golf no ha terminado de cuajar por sus malos resultados, pero no sólo el Golf lo emplea. Su plantilla se ha extendido a más modelos y eso ha supuesto un problema generalizado en marcas como Volkswagen o Skoda.

Los grandes conglomerados tienen muchos beneficios, pero también problemas. Si todo marcha bien el ahorro de costes es significativo, pero si hay un problema, este se extiende a todas las marcas del grupo. Eso es lo que ha pasado con el último sistema multimedia de Volkswagen. Estrenado por la octava generación del Golf, posteriormente ha sido empleado en coches de otras marcas, y todos con los mismos problemas. Un sistema operativo lento, innecesariamente complicado y con funcionalidades muy mejorables si vemos sistemas operativos dentro del mercado.

Desde un primer momento nadie se ha sentido cómodo con el infoentretenimiento. Audi supo ver los fallos y optó por no incorporarlo. Sirva como ejemplo el Audi A3, mellizo del Golf, pero con un equipo multimedia muy diferente y mejor. Para salir del paso el nuevo responsable de Volkswagen, Thomas Schäfer, ha admitido que el equipo necesita mejoras y que se tomarán cartas en el asunto para mejorar la presentación, el software y el hardware. Los problemas han sido generalizados y necesitan corregirse, tal y como ha declarado el nuevo jefe de la casa a la revista Car Magazine.

El alemán ha prometido que la revisión supondrá una mejora en rendimiento y funcionalidades. Uno de los problemas más comunes ha sido la lentitud del sistema y de algunas funciones, como la navegación. También resulta incomprensible cómo una marca como Volkswagen, experta en hacer sencillo lo complicado, obliga a realizar varios clics en la pantalla para modificar algunos parámetros de la climatización, por no mencionar los insensibles y delicados botones hápticos insertados en el marco inferior del panel. La instrumentación también se revisará. En ese caso el equipo es mejor, pero la presentación deja mucho que desear para tratarse de una gran marca como Volkswagen.

Este no será el único objetivo de mejora para las renovación del Golf y de algunas unidades con este sistema operativo. Hace unas semanas también se anunció que iban a cambiarse los botones físicos del volanteEl Volkswagen Tiguan del año que viene será el primero en implementar el batallón de novedades que promete mejorar mucho la experiencia de usuario. Volkswagen necesita que así sea ya que su equipo multimedia ha pasado de ser uno de los mejores de la industria a uno de los peores, tanto por uso como por fiabilidad.

Conviene recordar que los problemas de software son los que llevaron al despido de Herbert Diess como el máximo responsable de Volkswagen. Los retrasos y el incumplimiento de plazos fueron las principales causas que marcaron una sustitución histórica. El nuevo CEO de Volkswagen, Oliver Blume, junto con Thomas Schäfer, está revisando cada proyecto con el fin de mejorar sistemas que deben actualizarse. Veremos cual es el nuevo planteamiento y si la estrategia corrige los problemas actuales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here