El extraño diseño del Tesla Cybertruck

0
307
tesla

El diseño, la característica fundamental de la pick-up eléctrica de Tesla, que tanta polémica atrajo con opiniones totalmente polarizadas, se convierte ahora de nuevo en su principal característica. Más allá de que el Tesla Cybertruck sea un vehículo eléctrico dotado de la alta tecnología de su fabricante, su extraño diseño fue lo más comentado cuando se presentó. Ahora, tras las pruebas de simulación virtuales (y no oficiales) se demuestra que no solo se trataba de diseñar algo diferente, también se trataba de mejorar la muy mala eficiencia aerodinámica habitual de este tipo de vehículos.

Con el Cybertruck no hubo ni hay término medio: defensores a ultranza de su diseño y críticas y ataques a unas formas un tanto esperpénticas. En lo único en lo que ambas partes podrían estar de acuerdo era en la novedad, algo que efectivamente es indiscutible. Esa característica llega ahora para ofrecer una sorpresa que quizás solo esperaban quienes diseñaron el vehículo. En las pruebas de simulación CGI (realizadas por ordenador de manera virtual) los resultados han sido más que esperanzadores.

El diseño del Cybertruck responde a varios criterios que el fabricante quiso plasmar en él. El primero es integrarlo en un exoesqueleto de acero inoxidable, lo que obliga a algunas concesiones en términos de diseño que le llevan a formas geométricas muy regulares y afiladas. También está la parte emotiva, porque Elon Musk quería inspirarse en la ciencia ficción y en la cultura cyberpunk de Blade Runner para presentarlo como un vehículo emocional al que sus seguidores no podrían resistirse.

Pero al parecer también había un tercer criterio que ahora sale a la luz: la aerodinámica. En su mayoría, los típicos diseños de una pick-up logran un resultado muy pobre en las pruebas aerodinámicas, alcanzando coeficientes de arrastre del 0,55 o incluso de 0,65. Sin embargo, en el estudio de rendimiento aerodinámico de la Cybertruck el resultado es que este coeficiente se reduce hasta el 0,39.

Aleix Lázaro Prat, Ingeniero CFD para Sistemas Numéricos, utilizó la tecnología de simulación aerodinámica de la empresa para realizar un estudio que ha sido publicado a través de LinkedIn. En él se incluyen algunos resultados bastante sorprendentes. El primero es que contrariamente a lo que muchos adelantaban, el borde afilado del techo en su encuentro con el parabrisas no produce grandes remolinos. En este punto el flujo de aire se despega de la carrocería, pero sigue su camino son causar turbulencias. “La capa límite no crece sustancialmente lo que es bastante notable y una gran ventaja aerodinámica en comparación con otras camionetas”. Además, el difusor de la parte trasera trabaja muy bien creando una succión y reduciendo la estela de salida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí