BMW explica cómo funciona su nueva pintura que cambia de color

0
518
bmw

Causó impresión en la previa del CES 2022 y ahora BMW ha dado más detalles de cómo funciona su nueva y revolucionaria pintura exterior, que cambia de color a discreción según los gustos del conductor.

Lo primero y más importante es ser precisos: lo que BMW ha creado no es una pintura per se, sino una fina capa de tinta electrónica que cubre la totalidad del vehículo.

Esta tinta tiene la particularidad de que es sensible a estímulos eléctricos, de ahí que sea posible cambiar su opacidad y así jugar con el aspecto final del coche, alternando entre el color de su carrocería y el de la tinta en cuestión.

Es un principio parecido al de la tinta de los libros electrónicos, señalan desde la marca bávara. Estas micropartículas tienen el grosor de un pelo.

Más allá de ser una cuestión puramente estética, desde BMW señalan que esta innovación también permitirá dar un paso adelante en términos de eficiencia.

Esto es así porque los colores oscuros absorben mucho más calor que los claros, de ahí que la posibilidad de alternar entre ambos podría mejorar hasta cierto punto la refrigeración del coche.

De momento no existe una estimación de cuándo estará disponible en el mercado esta idea, aunque los ingenieros de la firma señalan que sí muestra el camino a seguir.

«En el futuro las experiencias digitales no se limitarán tan sólo a las pantallas. Lo virtual y lo real estarán más entrelazados, y con el BMW iX Flow –nombre del coche que ha servido para la demostración– presentamos un nuevo tipo de vehículo».

«Esto proporciona al conductor la libertad de explicar distintas facetas de su personalidad e incluso disfrutar de sus cambios de opinión, redefiniéndolo –el coche– cada vez que se sienta al volante. De un modo parecido a lo que ya ocurre con la moda, el coche se convierte en una forma de expresión».

El CES 2022 es la mayor feria tecnológica del mundo y muchas marcas de coches no quieren faltar a ella en un momento en el que el vehículo está en plena transición a la electromovilidad y la digitalización.

El software jugará un papel crucial en los coches del futuro. Basta con ver las estimaciones de Stellantis, que calcula que los 400 millones de euros que genera en la actualidad en este campo se transformarán en 20.000 millones en 2030.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here