BMW compra Alpina

0
530
bmw

BMW compra Alpina y lo añade a su portfolio de marcas tras un acuerdo que se llevará a cabo en dos fases. El preparador alemán lleva vinculado, de forma exclusiva a la firma de Múnich, desde 1978.

La transacción está todavía sujeta a varias condiciones, en particular, la aprobación por parte de las autoridades antimonopolio competentes. El acuerdo, del cual no ha transcendido ningún detalle financiero por petición expresa de ambas firmas, no implica la adquisición de acciones de la empresa. La compra de BMW a Alpina llega después de un acuerdo de cooperación de larga duración de cinco años que se firmó a finales de 2020.

Hasta el 31 de diciembre de 2025 ambas marcas seguirán con el mismo estatus que hasta ahora: los vehículos se ensamblarán en las líneas de producción de BMW y las unidades seleccionadas se llevarán a la planta de montaje del preparador para su proceso final, que incluye el motor, la transmisión, el chasis, la aerodinámica y los interiores individuales, construidos según las especificaciones del cliente. Además mantendrán el negocio de servicio de piezas y accesorios; así como la posventa existente.

A partir del 1 de enero de 2026 BMW absorberá a la compañía y tendrá el mismo estatus que Mini M dentro de su portfolio.

Las principales razones que han empujado a Alpina a vender la compañía a BMW son la transformación hacia la electromovilidad y el aumento de la reglamentación en todo el mundo –en particular las relativas a legislación sobre emisiones, la validación del software y los requisitos de los sistemas de asistencia y supervisión del conductor–; dos factores que suponen un gran desafío para los fabricantes de series pequeñas. Cabe recordar que esta pequeña firma tiene estatus de fabricante desde los años ’80.

Tal y como apunta Andreas Bovensiepen, codirector de Alpina «desde el principio hemos reconocido los retos a los que se enfrenta la industria del automóvil y ahora estamos marcando el rumbo correcto para nuestra empresa. Esto marca el comienzo de un nuevo capítulo. Hemos tomado la decisión consciente de no venderla a cualquier fabricante, porque BMW y Alpina han trabajado juntos y han confiado el uno en el otro durante décadas. Por eso es la decisión correcta estratégicamente que sea gestionada por el Grupo BMW en el futuro».

Por su parte Pieter Nota, miembro del consejo de administración responsable de clientes, marcas y ventas señala que «la industria del automóvil se encuentra en medio de una transformación de gran alcance hacia la movilidad sostenible. Por ello, los modelos de negocio existentes deben reexaminarse periódicamente. La adquisición de los derechos de la marca nos permitirá dar forma a un nuevo capítulo, que viene impregnado de tradición; y de dar la bienvenida a la marca Alpina a la familia BMW«.

Una de las consecuencias que trae aparejado este acuerdo es una reestructuración de la plantilla. Tal y como reconoce el codirector general Florian Bovensiepen «tenemos un responsabilidad social hacia nuestros trabajadores y haremos todo lo posible para amortiguar el posible impacto resultante de esta reorganización.»

En la actualidad Alpina emplea a más de 300 personas. Su venta tendrá consecuencias, a partir de 2025, para los puestos de trabajo existentes en la planta de Buchloe. BMW apoyará los ajustes necesarios de la plantilla hasta el final de 2025. Desde entonces les ofrecerá un nuevo puesto de trabajo en el Grupo BMW o también ayudará a encontrar nuevos puestos de trabajo con proveedores y socios de desarrollo.

QUIÉN ES ALPINA

A lo largo de medio siglo, BMW y el fabricante de Buchloe, a las afueras de Múnich, han forjado una estrecha colaboración.

Alpina Burkard Bovensiepen GmbH + Co. KG, que es su nombre completo; se fundó oficialmente el 1 de enero de 1965. Desde ese momento se centró en la modificación de vehículos para competición, con especial dedicación en la firma de Múnich.

A partir de 1978 comienza a construir turismos basados en productos de BMW AG y en 1983, la empresa con sede en Buchloe, en el distrito bávaro de Ostallgäu, consigue ser reconocida como fabricante oficial de automóviles por la Autoridad Federal Alemana de Transporte de Automóviles, en Flensburg. A partir de ahí el resto es historia.

El año 2021 fue el más exitoso de la marca ya que fabricó un total de 2.000 vehículos que, además de en Europa, se exportaron a Japón, Estados Unidos y Oriente Medio.

Jens Thiemer, vicepresidente senior de clientes y marca BMW afirma que «ambas marcas encajan perfectamente y han madurado juntas en los últimos 50 años. Alpina encuentra el equilibrio justo entre la deportividad, el lujo y la exclusividad. Estamos encantados de adquirir los derechos de la firma y añadir un nuevo ADN a nuestra cartera de vehículos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here