Audi e-tron: el primer paso de la marca de los cuatro aros en la era eléctrica

0
214
audi

El Audi e-tron es el primer coche concebido únicamente como eléctrico en la casa de Ingolstadt. Brilla por sus calidades, silencio de marcha y autonomía que, sin destacar por encima de su competencia, es viable y efectiva si se conduce de un modo consciente.

Hay coches que marcan un antes y un después en la marca que los produce y, sin duda, el Audi e-tron es uno de ellos, porque supone la iniciación de la casa de los cuatro aros en la era eléctrica, al margen del testimonial R8 e-tron de 2012. Audi ha querido que este coche gire entorno a varios elementos como son la percepción totalmente premium del producto, la similitud con sus otros modelos de alta gama, su pronta llegada al mercado por delante de sus homólogos de las otras dos casas alemanas, y una autonomía que, sin ser líder, lo sitúe en la parte alta de la clasificación entre los eléctricos. Después de probar el coche, podemos decir que ha conseguido todos sus objetivos y, a lo largo de este texto, justificaremos por qué.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

El Audi e-tron no recurre a la plataforma MBE, que si utilizarán los e-tron GT y Q4 e-tron, porque la marca ha privilegiado un lanzamiento temprano al uso de una estructura completamente optimizada para vehículos eléctricos, lo que hubiera retrasado su llegada al mercado. No obstante, eso no le impide contar con dos motores eléctricos situados uno sobre cada uno de los ejes, y un paquete de batería de litio bajo el suelo, cuyas celdas se fabrican en Asia pero se ensamblan en la planta de Bruselas junto al resto del coche. De este modo, el e-tron será un modelo de tracción integral quattro en todas sus variantes.

En cuanto a diseño, las fotos son elocuentes: la zona inferior cuenta con unas molduras oscuras que, además de elevar visualmente el aspecto del conjunto, alojan una salidas de aire para la refrigeración de las baterías, mientras que en la traser recupera ciertos conceptos del Q8 a la par que mantiene una falsas salidas de escape que, curiosamente, se iluminan por la noche. Un rasgo más para confirmar que Audi no busca una experiencia visual disruptiva, sino acercarse al cliente tradicional de sus SUV premium.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here