Stilride crea el primer scooter eléctrico nacido de la técnica del origami industrial

0
373
moto

Nacida de la imaginación de Tue Beijer, un diseñador industrial sueco con más de 20 años de experiencia, el scooter eléctrico de Stilride aspira a ser el más atractivo y sostenible del mundo. Aplicando una nueva tecnología de producción flexible denominada Light.Fold, el primero prototipo se basa en el llamado ‘origami industrial’, en el que los robots industriales doblan el acero hasta convertirlo en una pieza de arte, al estilo de lo que hace la papiroflexia japonesa con el papel. Un proceso que abarata considerablemente los costes de producción al reducir la maquinaria y la mano de obra necesarias

Stilride es una empresa sueca que crea dispositivos de movilidad personal, que funcionan con energía limpia, a través de una tecnología de producción que le acerca al arte. Bajo esta premisa, los dos fundadores, Tue Beijer, el director gerente y cofundador de la empresa, Jonas Lindberg Nyvang, y el equipo creativo están creando el prototipo del primer scooter eléctrico fabricado a partir de paneles de acero perfectamente plegado por robots, que convierten este material en un arte.

El scooter eléctrico se basa en un chasis del que también forma parte el propio cuerpo del vehículo, creado totalmente en acero inoxidable. Aunque todavía no está claro si este proyecto verá la luz algún día, merece la pena ser destacado por su originalidad. A partir de láminas de acero inoxidable, el proceso denominado Light.Fold, permite crear toda la estructura del chasis, que también actúa como carenado, uniendo armoniosamente las superficies cóncavas y convexas.

El resultado es totalmente atípico y completamente diferenciador. Cabe señalar que Tue Beijer, colaboró ​​con Giotto Bizzarrini, un famoso ingeniero italiano que trabajó en el diseño de los legendarios Ferrari Testa Rossa y 250 GTO. El objetivo es desafiar la tradicional visión de la fabricación industrial mediante el uso del origami robótico, doblando la estructura de una hoja plana de metal de manera fiel a las características del material y a su naturaleza geométrica. El resultado es un proceso de producción completamente seguro y sostenible con la que “se medirán todas las formas futuras de innovación”.

Gracias a un sistema de fabricación que no requiere el marco tubular tradicional que posteriormente debe ser revestido por el carenado, Stilride elimina innumerables y costosos pasos del proceso de producción. Además de ser medioambientalmente sostenible, el resultado final es un producto más barato de construir, ya que podría ahorrar entre un 20 y un 50 por ciento en maquinaria y entre un 25 y un 45 por ciento en mano de obra.

Por ahora, los detalles técnicos del Light.Fold son sucintos, pero Stilride asegura que su tecnología está lista para ser sometida a pruebas industriales. No se conoce ningún detalle sobre el motor y la batería que impulsarán este scooter eléctrico. Sus diseñadores explican que han optado por equiparlo con ruedas de gran diámetro y suspensión delantera y trasera, de manera que se asegura el mayor confort en la conducción. Stilride es la primera empresa del mundo que pretende emplear la técnica del Light.Fold bajo la visión de revolucionar desde cero la ingeniería.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here