Harley-Davidson resucita la Sportster S: una moto legendaria

0
453
harley

Como no podía ser de otra manera, Harley-Davidson recupera su emblemática nomenclatura Sportster para bautizar el nuevo modelo que ha presentado de forma telemática en un evento online para todo el mundo: la Sportster S.

Harley-Davidson Sportster S, la resurrección 5.0

Cuando la empresa americana anunció la llegada del nuevo motor Revolution, junto a la Pan America (ya presentada y a la venta) en el entonces portafolio futuro aparecían otras dos motos: la Bronx, una ‘naked’ urbana que ha quedado en ‘stand by’ y que podría llevar una versión de menor cilindrada del nuevo propulsor; y una Custom 1250, nombre que aparecía en la propia web, pero ahora parece claro que era un mero indicador de estilo y que resultaba ser el germen del renacer de la familia Sportster.

Hay que recordar que Harley-Davidson había dejado de vender esta familia para disgusto de sus incondicionales en prácticamente todos los mercados y por supuesto en Europa, tal y como avanzó EXPANSIÓN.

La Sportster S llega en un momento clave para HD, inmersa en un plan estratégico para relanzar las mermadas ventas y centrada en lanzar motocicletas que aumenten «la deseabilidad», tal y como ha reconocido Jochen Zeitz, presidente y director general de Harley-Davidson.

Esta Sportster S recupera de alguna forma la esencia del primer modelo, esto es, una moto de aire cierto aire deportivo (lo que en 1957 se consideraba como tal para una HD) y monta el nuevo motor en V llamado Revolution Max 1250T. Esta ‘T’ de su apellido indica un ligero cambio respecto al que monta su prima la Pan America.

Potencia y par máximo

A pesar de los numerosos rumores y adelantos inadecuados de algunos, no entrega los 150 CV de potencia de la todoterreno presentada hace semanas sino unos también impresionantes 122 CV con un par máximo de más de 125 Nm en las 6.000 vueltas y con el corte de encendido en las 9.500 rpm, un concepto que es la primera vez que utilizo al hablar de una Harley-Davidson de serie.

Este, forma parte estructural del chasis en pro de lograr un diseño que reduce significativamente el peso de la motocicleta (menos tubos) y junto con un basculante tipo multitubular realizado en acero que, además de aportar más rigidez a la parte ciclo busca ser sello distintivo visual. Con todo ello, la marca señala que, con el depósito de combustible de 11,7 litros lleno, la Sportster S pesa 227 Kg, mucho menos que, por ejemplo, una Sportster 1200 Iron (a la venta hasta el año pasado) que rondaba los 256 Kg en este mismo orden de marcha.

Altura del asiento

La moto finalmente presentada no se ha apartado mucho del adelanto que ya habíamos visto, con un diseño que combina el recuerdo de una ‘bobber’ en la parte delantera y las carreras en el óvalo de las ‘flat track’ en su parte trasera (observe el asiento de inspiración en la legendaria XR750), con un doble escape de salida elevada. Mandos ligeramente avanzados y un manillar nada alto precisamente, adelantan una posición de conducción agresiva sobre ella y a la que une un asiento a 755 mm, lo que supone unos dos centímetros más aproximadamente que una ‘antigua’ Sportster.

Las suspensiones delantera y trasera son totalmente regulables: delante, una horquilla invertida de cartucho de Showa de 43mm y detrás, un amortiguador de la misma marca con depósito separado y ajuste hidráulico de precarga mediante un mando situado en el lado izquierdo de la motocicleta.

Las llantas son de fundición de aluminio con cinco brazos escalonados que calzan unos anchos neumáticos Dunlop para Harley-Davidson GT503 y para la frenada: Brembo, un disco delantero de 320 mm de diámetro mordido por una nueva pinza Brembo monobloque de anclaje radial de cuatro pistones y otro, pero de 260 mm, con pinza de dos pistones, también de Brembo.

Equipamiento de serie

Otros detalles que forman parte del equipamiento de serie reflejan que esta Sportster S es realmente una versión 5.0 de sus antecesoras. Detalles como las manetas de freno y embrague regulables en alcance, la preinstalación para montaje de puños calefactados accesorios, puerto USB-C para cargar un teléfono u otro dispositivo, sensor de temperatura ambiente o un sistema de seguridad tipo ‘keyless’.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

Al control de crucero se suman los tres modos de pilotaje preprogramados y seleccionables (Sport, Road y Rain), controlados electrónicamente en una combinación específica de entrega de potencia, freno motor y de ajustes del C-ABS y del C-TCS (más dos modos personalizables) gracias a la IMU de seis ejes que incorpora.

Una pantalla TFT redonda de 4″ de diámetro se encarga de reflejar la información de todos estos sistemas (además, lógicamente, de la velocidad, marcha engranada, el odómetro, etc.) y con funciones multimedia generadas por el dispositivo móvil que se puede conectar vía Bluetooth incluida la música, las llamadas entrantes y salientes (en caso de casco habilitado para ello y cuyo uso a día de hoy sigue en un limbo legal en España) y la navegación suministrada por la aplicación Harley-Davidson.

Disponible en cuatro opciones cromáticas (el ya clásico negro brillante de la marca, un blanco perla y un sugerente carmesí), la Sportster S llegará a los concesionarios en otoño ya con accesorios ‘de acceso’ a la espera del catálogo completo que seguro vendrá: un kit de mandos intermedios, el kit para el pasajero, un asiento deportivo, un parabrisas desmontable y una bolsa trasera diseñada ‘ad hoc’ para ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here