Harley Davidson Fat Bob 2020

0
428
harley

Siempre que se escribe sobre una Harley echamos la vista atrás y hablamos de los inicios de la marca, de la personalidad de sus motos, de su club de fans repartidos a lo largo y ancho del planeta… Pero esta vez nos lo saltaremos para ir directos al modelo que durante la pasada semana nos ha dejado boquiabiertos, luciendo cada día una sonrisa con sabor a libertad.

Y es que las Harley Davidson no están hechas para todos los públicos, pero hasta el que menos le atraiga la firma de Milwaukee debe reconocer que esta Harley va bien, frena bien y despierta sensaciones que están al alcance de muy pocas.

Ya dijimos adiós a los chasis Dyna y parte de sus modelos pasaron directamente a formar parte de la gama Softail. La Fat Bob es una de ellas y se encuentra en medio de la misma teniendo como hermana pequeña a la Street Bob con un precio de 15.850 €, la Breackout como hermana mayor con un precio de 26.100 € y nuestra protagonista con un precio que parte desde los 19.300 € con el motor de 107”.

Así pues, la Fat Bob pertenece a la última generación de Softail, motos que poco tienen que ver con el pasado. Atrás se quedaron las clásicas Dyna con doble amortiguador para dar paso a la suspensión cantilever. Este cambio la hace, dentro de lo que cabe, rebosar de deportividad con aspecto musculoso y con una conducción más suave, agradable y divertida.

¿Cómo es la Harley Davidson Fat Bob?

La nueva Fat Bob tiene esa mezcla entre custom, naked y sport aderezada con un carácter rudo pero a la vez suave. Las dimensiones de sus neumáticos la hacen especial, tanto en su estética como en su comportamiento. Sin duda ellos son grandes responsables, junto a la forma de su faro los que forman esa estética llamativa, original y radical. Sus llantas de 16” con balón exagerado y anchura generosa le aportan ese rollo bobber clásico pero su faro rectangular de LED y guardabarros cortos rompen todo esquema.

Toda esa mezcla la convierten en única. Su porte es musculoso, moderno, con toques de toda la vida como es el caso del bloque motor que sin duda protagoniza buena parte del conjunto. Sus líneas equilibradas le deben mucho al mismo diámetro en ambas llantas y suspensiones de bajo recorrido.

Sobre su gran depósito encontramos el cuadro clásico con el cuenta revoluciones analógico. El resto de la información se brinda de manera digital. Velocidad, marcha engranada, hora, kilometraje…

Este modelo lo podemos encontrar en nada menos que once esquemas de color diferentes. Diferentes negros y grises, más tres tonalidades de rojos están disponibles para que tu Fat Bob sea más tuya. Y qué decir de la gama de accesorios que tiene disponibles para customizar hasta el último detalle.

¿Cómo va la Harley Davidson Fat Bob?

Esta sería una pregunta difícil de responder y dependería mucho de quién la esté formulando. Porque claro, depende mucho de qué esperes de ella. En nuestro caso, al recoger la Fat Bob en el concesionario, esperábamos una moto agradable, que nos hiciera disfrutar y con un carácter digno de mención. Y básicamente eso es lo que encontramos.

Al montarte por primera vez en la HD, si no estás muy acostumbrado a la firma de Milwaukee, te costará encontrar las estriberas y es que están situadas muy adelantadas. Una vez que las encuentras, subes tu pie izquierdo, engranas primera, que viene acompañado con un “clonk”, y ya te sientes diferente. Ese sonido te acompañará en cada cambio de marcha y te hará sentir un tipo duro. Lejos de faltarle calidad, es preciso y certero, eso sí, cuenta con esa sonoridad tan personal  que tal vez no guste a todos. A nosotros nos encanta.

Una vez en marcha, te das cuenta que no necesitas subir más de 2.500 / 3.000 rpm su motor para gozar de potencia suficiente y moverte como pez en el agua. Desde luego, para carretera abierta donde los límites de velocidad son bajos, una moto así se convierte en una gran amiga de aventuras. Su motor, última novedad de la firma, goza de un impresionante par de 155 Nm a tan solo 3.000 rpm y su potencia máxima de 93 cv a 5.020 rpm brinda sensaciones de motor más potente. Todo ello luciendo homologación Euro5.

En el apartado motor ya se sabe que todo va por gustos. Hay usuarios de tetracilíndricos que no quieren saber nada más de ningún otro tipo de motor. Disfrutan subiendo de vueltas “el molinillo” para encontrar ahí arriba el “azúcar”. Pero llegada a una edad y con las restricciones existentes, un motor bicilíndrico de 1.745 cc puede llegar a alegrarte tus trayectos cada día.

Su chasis de tubo de acero con la suspensión trasera escondida bajo el motor se comporta de manera más efectiva, es más rígido y más ligero que su predecesora Dyna. Le acompañan al chasis suspensiones firmadas por Showa que no son ni duras, ni blandas y que gozan de un comportamiento más que certero. Su horquilla invertida de cartucho interno se hace a la perfección con esos casi 300 kg de peso. Lo mismo podemos decir de su amortiguador, regulable en precarga y con un comportamiento digno.

Sus dos discos delanteros mordidos con pinzas de cuatro pistones harán las delicias de los que sepan cómo frenaba una Harley hace no mucho tiempo. En este apartado debemos decir que ya quedó para la historia eso de que las Harley no frenan. Esta moto si frena, y frena bien. Tanto el conjunto delantero como trasero lo acompaña un sistema de ABS nada intrusivo que salta cuando realmente debe.

Conclusiones  de la Harley Davidson Fat Bob

Llegado a este punto no es difícil saber qué opinión tenemos de la moto. Nos ha gustado, hemos disfrutado con ella y nos ha hecho sentir, como siempre que conducimos una Harley, diferentes.

Su consumo reducido, para una moto de este peso y potencia, nos ha sorprendido para bien, al igual que su conjunto de chasis, suspensiones y frenos.

En el apartado motor lo mismo, un sobresaliente a su manera lineal y progresiva de entregar esos 93 CV.

En cuanto a estética, sabemos que no es algo objetivo, pero sería mentira si dijéramos que la Fat Bob no tiene personalidad y carácter más que suficientes para hacer girar cuellos a su paso. En definitiva, una moto perfecta para pasear seguro y con estilo.

Para todo aquel que esté “de vuelta” en esto de las motos puede llegar a ser un modelo para plantearse tener en el garaje. Felicidades Harley Davidson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here