¿Cómo funciona el exhosto de un carro?

0
106
tubo de escape

Además de expulsar los gases producidos por la combustión, el exhosto o sistema de escape tiene dos funciones secundarias, pero no menos importantes.

La función principal del sistema de escape en el carro es transmitir los gases que produce la combustión, desde el motor hasta la retaguardia, en la mayoría de modelos.

Luego se generan dos funciones secundarias, pero no menos importantes. Primero, silenciar el ruido que genera el escape del motor, gracias al recorrido de los gases generados por la explosión en la cámara de combustión a través del sistema de escape.

Y la segunda, la eliminación de la mayoría de los componentes nocivos para el ambiente, explica el ingeniero mecánico Juan Carlos Vargas.

El ruido se mitiga a través de un trabajo de expansión y compresión. “Una onda expansiva sale del motor, al fin y al cabo lo que se produce allí es una explosión”, argumenta Andrés Salazar, técnico especialista que labora en la firma Escapes.

La primera detonación se reduce en el presilenciador, y luego al llegar al silenciador se produce la mitigación más importante de la onda.

El mofle, y el sistema de escape en general, está construido en acero, con un baño de aluminio o acero aluminizado, y también algunos en acero inoxidable. Esta combinación de materiales busca preservar el sistema del ataque de los ácidos que produce la gasolina al quemarse, en especial el azufre, que mezclado con el agua que genera la condensación de los gases se convierte en ácido sulfúrico que ataca al acero y lo oxida.

La combinación o el uso de acero inoxidable genera una resistencia 3 veces mayor al ácido sulfúrico.

No todos los tubos de escape tienen la misma medida en su diámetro. Esto depende del motor que tenga el vehículo.

“La cilindrada del carro produce un flujo de gases. Si la cilindrada es baja, se puede utilizar un tubo de media pulgada. Ya con un vehículo de motores grandes de 5 mil a 6 mil centímetros cúbicos, se manejan tubos hasta de 4 pulgadas”.

Menos contaminación

La instalación de un convertidor catalítico en el sistema de escape, que tiene la función de purificar esos gases es norma desde 1998. Esta compuesto de unos minerales como oro, radio, platino, paladio y elvio.

Al contacto con estos metales, en su recorrido por los ductos que hacen parte del sistema, los gases de la combustión como monóxido de carbono, hidrocarburos sin quemar y óxido de nitrógeno se convierten en gases más nobles para el ambiente.

En la operación del sistema de escape se pueden presentar problemas por la pobreza o riqueza de la mezcla aire y combustible que origina la combustión en el motor. Si la mezcla es rica (más combustible que aire en la mezcla estequiométrica) no se quema todo el combustible y el exceso sale en forma de hollin, contaminando el aire.

Con una mezcla pobre (más aire que combustible) se facilita la expulsión de óxidos de nitrogeno que también son perjudiciales para el medio ambiente.

En los carros que operan con sistemas convertidos a gas natural vehícular, agrega el ingeniero Ricardo Vásquez, un factor fundamental es la calibración de este sistema de gas, porque la temperatura que genera la combustión con este combustible tambien puede crear distorsiones en la evacuación de los gases resultantes

Uno de los factores que determina problemas en el sistema de escape es el sonido. Cuando se detecta un ruido que no es el habitual en la operación de la máquina, es un indicativo de algún problema que debe ser revisado. “El carro suena más duro”, incluso con un poro pequeño, comenta el técnico de Escapes. El cambio puede ser solo de la pieza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here