Cómo detectar fallas en tu auto con el olfato y la vista

0
246
vista

Hacer todos los servicios de mantenimiento en los tiempos recomendados por el fabricante y conduciendo tu auto de forma responsable, podrás prevenir muchas fallas y evitar descomposturas costosas.

Sin embargo, también debes de conocer un poco tu auto y saber cuando algo no anda bien. Ya sea que tengas conocimientos mecánicos o no, puedes detectar muchos problemas comunes de los autos simplemente usando sus sentidos del olfato y la vista.

Con un vistazo 

Cuando haces una inspección visual puedes detectar posibles fugas de aceite u otros líquidos debajo de tu vehículo. Verificá si hay puntos húmedos, ya que estos podrían ser un síntoma de un problema grave.

No olvides que si encuentras fugas color verde amarillento, azul o naranja pueden indicar un motor sobrecalentado o una fuga de anticongelante. Puede ser que tengas un radiador con fugas o una bomba de agua que necesita reparación.

Un líquido aceitoso de color marrón oscuro o negro puede indicar que el motor tiene fugas de aceite. Un mal sello o junta podría ser la causa de la fuga. 

Una mancha roja de apariencia aceitosa muestra una fuga de líquido de la transmisión o de la dirección asistida. A veces, el líquido es claro y, por lo general, es la condensación normal del aire acondicionado de su vehículo.

Si detectas alguno de estos líquidos, lo más recomendable es que lleves tu auto con un mecánico de confianza para que haga las reparaciones correspondientes.  

Por otra parte, si ves humo proveniente de cualquier parte del vehículo indica la necesidad de reparación.

Con el olfato

Los olores también te pueden ayudar a detectar que algo no anda bien en tu auto. Así que si hueles algo raro en tu auto no lo ignores, esto puede prevenir costosas reparaciones.

El olor a tostadas quemadas puede indicar un aislamiento eléctrico corto y quemado. Por otra parte, si detectas un olor a huevo podrido generalmente indica un problema en el convertidor catalítico. 

Un olor fuerte y espeso generalmente muestra aceite quemado. El olor a gasolina después de un arranque fallido puede significar que el motor está ahogado. Solo espera un par de minutos y vuelve a intentarlo. Si sigue notando el olor a gas, esto podría ser una señal de una fuga en el sistema de combustible, un problema potencialmente peligroso que requiere atención inmediata.

Por cualquiera de estos olores, lo mejor es llevar a que un mecánico inspeccione tu auto y haga las reparaciones necesarias para que tu auto funcione adecuadamente.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here