¿Cómo debo cuidar mi auto para evitar gastos innecesarios?

0
715
seguro

Es importante que sepamos que, al comprar un auto, estamos adquiriendo también una responsabilidad. Sea para uso personal o para negocio, estamos incurriendo en un gasto que, si no planificamos de manera responsable y cuidadosa, puede terminar siendo un dolor de cabeza y un agujero en nuestro bolsillo.

Debemos considerar que, al adquirir un vehículo, tendremos gastos asociados al mismo que debemos asumir para que nuestra inversión no se vea arruinada por un descuido. Es por este motivo, que Guillermo Iglesias, especialista de la unidad de Autos de MAPFRE, nos brinda algunos conejos para sacarle provecho a nuestro automóvil y, sobre todo, cuidarlo adecuadamente para que no se convierta en una coladera de dinero.

1.       Realiza los mantenimientos periódicos

Debemos saber que el objetivo de darle mantenimiento a nuestro automóvil es evitar los daños por causa del desgaste de sus componentes. Este mantenimiento revisa, cada cierto número de kilómetros, todos los elementos del vehículo como el sistema de frenos, el sistema de refrigeración, suspensiones, sistema eléctrico, neumáticos y otros.

Aunque pueda parecernos que hacer esto es costoso, en realidad resulta mucho más caro no hacerlo a su debido tiempo. De hecho, circular con el auto en las mejores condiciones disminuirá los problemas derivados de averías, alargará su vida útil y hará que el motor funcione de manera óptima, por lo que el consumo de combustible también será menor.

2.       Ahorro de combustible

Son muchos los elementos de un auto que influyen sobre el consumo de combustible. Con lo relacionado al mantenimiento del mismo, por ejemplo, el estado del lubricante y neumáticos es muy importante para ahorrar al máximo. Otros componentes como los filtros o el líquido refrigerante también tienen que ver con el consumo directamente.

Aquí el beneficio de hacer los cambios que el auto requiere a tiempo:

 Cambio de aceite:   Contribuye a proteger el motor y retrasar su envejecimiento. Esto se refleja también en el ahorro de combustible.

Emplea aceites sintéticos: si están recomendados en el libro de mantenimiento, recurre a ellos. Ten en cuenta que los lubricantes menos viscosos reducen el consumo de combustible  alrededor del 3%, frente a unos más viscosos. Si tienes dudas, pregunta en tu taller de confianza si se pueden utilizar para tu vehículo.

Cambia el filtro del aire: Recuerda que un filtro de aire sucio restará potencia y eficiencia al motor.

Mantén los neumáticos alineados y correctamente inflados: si circulas con las llantas con la presión adecuada, ahorrarás combustible y aumentarás la vida útil de estos elementos.

Ojo al líquido refrigerante: Este debe sustituirse periódicamente según las indicaciones del fabricante, ya que se degrada con el tiempo. Su función consiste en mantener el motor dentro de un intervalo de temperatura adecuado para evitar problemas de desgaste por efecto del calor.

3.       Tips para ahorrar al manejar

Planifica bien tu viaje y recorrido: Esto le permitirá llegar a tu destino de la manera más rápida, fácil y segura, y por lo tanto realizar una conducción más eficiente ahorrando combustible. Alargar solo diez minutos el viaje de 1 hora provoca un aumento del consumo en gasolina o diésel de un 14 %.

Reducir las cargas innecesarias: Antes de emprender la marcha, más si se trata de un viaje, debemos racionalizar el volumen y el reparto de la carga.

Use el aire acondicionado solamente cuando sea necesario: El no usar aire acondicionado reduce el consumo de gasolina en un 12 por ciento. Procuremos abrir las ventanas cuando sea posible. Consideremos prender el aire cuando estemos conduciendo a velocidad y, el abrir la ventana, pueda generar resistencia y por lo tanto, mayor esfuerzo del vehículo. 

Mantén la velocidad lo más uniforme posible: busca fluidez en la circulación, evitando frenados, aceleraciones y cambios innecesarios.

4.       Errores más comunes que llevan al desgaste

Hay algunas malas prácticas asumidas como “normales” que causan el deterioro paulatino situación que, además de afectar su normal y óptimo funcionamiento, termina con bajar considerablemente su tasación y valor de reventa.

Por ejemplo, circular con el tanque de combustible en reserva incrementa las posibilidades de que entren impurezas que pueden afectar a los sistemas de inyección del motor y al filtro de combustible. Además, puede verse también afectada la bomba de combustible al no refrigerarse adecuadamente.

En el caso de los autos mecánicos, manejar con el pie apoyado en el embrague o con la mano sobre la palanca de cambios, provoca un desgaste prematuro en el rodamiento de empuje del sistema en el caso del embrague o un desgaste en las articulaciones de la palanca o desgaste de los sincronizadores en el caso de apoyar la mano en la palanca.

Por último, mover la dirección con el auto parado es algo que muchos automovilistas suelen y puede ocasionar daños en la suspensión y en los neumáticos.

5.       Cuidados básicos que podemos realizar sin necesidad de llevar el auto al taller

Algo importante antes de empezar una revisión por cuenta propia es asegurarnos que el auto este frío, no solo para no correr riesgo de quemaduras, sino también, para obtener una medición verídica de los niveles de algunos elementos como el aceite.

Nosotros podemos revisar por nuestra cuenta la presión de llantas, verificar el nivel de combustible, dejando siempre un pequeño espacio para la expansión de los gases para evitar problemas y generar una mejor combustión.

Por último, no se puede obviar el buen estado de los faros y las luces en general. Se debe verificar que todas prendan y que la intensidad de las mismas sea la necesaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here