5 herramientas imprescindibles para tus primeros pininos en la mecánica

0
188
llaves

Si te gustan los autos, estamos seguros que te interesa saber cómo funcionan ese maravilloso mundo mecánico, que se mueve en armonía para transportarnos de un lugar a otro, emocionarnos y hacernos disfrutar. Poesía aparte, nuestras queridas máquinas sufren averías y requieren de un constante mantenimiento. La mecánica de autos no es una disciplina sencilla, pero gracias a los tutoriales online, manuales de taller del auto en cuestión y las herramientas adecuadas, es mucho menos intimidante.

Me he de sincerar con ustedes. Hasta hace apenas un par de años mis conocimientos prácticos sobre mecánica eran casi nulos. Por desgracia, sabía la teoría sobre cómo cambiar el aceite al auto, cómo cambiar unas bujías o unos amortiguadores, pero nunca había tenido el valor o la necesidad de hacerlo por mí mismo, a pesar de mi gran interés. Poco a poco, viendo tutoriales online y contando con un box de alquiler cerca de mi casa, me inicié de forma autónoma en el desafiante – pero muy gratificante – mundo de la mecánica.

Hasta ahora he aprendido y logrado cambiar las bujías de un auto, sus rótulas de dirección, sus cables de encendido, sus amortiguadores traseros, sus bieletas de la barra estabilizadora, filtros de aire, filtros de combustible y regulador de voltaje de su alternador. Me considero un auténtico novato, y sin ir más lejos, hace una semana cambiar una articulación axial de dirección se convirtió en una experiencia durísima y frustrante, de la que siempre procuro hacer una lectura positiva y extraer conocimientos.

La mecánica puede ser más o menos accesible, pero es mucho más sencilla si contamos con un buen conjunto de herramientas. No necesitamos un elevador hidráulico o un carísimo carro de herramientas para llevar a cabo tareas de mantenimiento en nuestro auto y pequeñas reparaciones. En este artículo quiero recomendaros cinco herramientas básicas y asequibles con las que podrás hacer tus primeros pinitos en mecánica, con garantías y sin quedarte limitado por ellas a medida que tus conocimientos aumenten.

1) Una gata hidráulico de taller

Una parte importante de trabajos comienzan por levantar el auto. En cuanto necesitamos meternos bajo el auto o quitar una de sus ruedas, la gata se convierte en una herramienta imprescindible. La gata que muchos autos llevan de serie es endeble y solo debe ser usado en caso de necesidad, pues sirve para poco más que para cambiar una rueda. Si necesitamos levantar el auto al completo – desde delante o desde atrás – necesitamos una gata sólido, con un buen punto de apoyo, y capaz de soportar al menos dos toneladas de peso.

2) Un par de borriquetas

Las borriquetas son dos soportes metálicos, dos caballetes sobre los que nuestro auto descansa una vez lo hemos levantado del suelo. Evitamos sobrecargar la gata hidráulico, y sobre todo, repartimos el peso del auyo de forma más segura y uniforme. Conviene apoyarlos sobre un trozo de madera para evitar dañar el suelo de nuestro garaje, o que las patas de la borriqueta se hundan en el asfalto. Aunque son voluminosas y pesadas, su funcionamiento es más sencillo que el mecanismo de un chupete y son muy baratas.

3) Unas buenas llaves de dado

El sonido más común en cualquier taller es clásico rascar de la llave de carraca. Es un básico, y asociado a sus correspondientes llaves de vaso nos permitirán sacar cualquier tuerca o tornillo de nuestro vehículo. Es posiblemente la herramienta que más vas a utilizar. La clave está en adquirir un juego relativamente completo.

4) Una llave dinamométrica

Las tuercas y tornillos de nuestro auto no se aprietan como si no hubiera un mañana. Si las apretamos con una fuerza brutal podemos romperlos o pasarlos de rosca. Creo que es sencillo entender que pasar de rosca el hueco de las bujías de un motor – directamente mecanizado en una culata de aluminio o hierro fundido – es toda una pesadilla. De forma alternativa, apretar de forma insuficiente componentes claves del tren de rodaje puede tener consecuencias desastrosas.

5) Un conjunto llaves combinadas

Además de las llaves de vaso y sus carracas, necesitarás un buen juego de llaves fijas. O en este caso, de llaves combinadas, con dos cabezas por llave. Son necesarias en multitud de tareas, en las que necesitaremos sujetar una tuerca con una llave, mientras que aflojamos o apretamos una tuerca o tornillo con otra. Son necesarias para muchos lugares en los que una carraca no está diseñada para entrar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here