Visa de turismo para conseguir una vacuna: ¿Vale la pena el riesgo?

0
394
vacuna

MIAMI.- En el campo de la economía existe la muy conocida ley de la oferta y la demanda. Las vacunas anticovid todavía no alcanzan a cubrir la demanda mundial y, por ende, algunas personas ávidas del producto han comenzado a ver, en lo que ya se popularizó como ‘turismo de vacunas’, una posibilidad de conseguir en Estados Unidos las escasas dosis que podrían marcar un antes y un después para sus vidas frente a la pandemia.

Pero tal como en el ámbito económico, también hay principios, normas o leyes en materia de inmigración. ¿Violan esos preceptos quienes han venido al país en busca del inmunizante con una visa de turismo? ¿Qué riesgos corren quienes se han aventurado en procura del fármaco que no encuentran en sus países de origen?

Una violación

El abogado de inmigración Álex Gálvez no duda que la persona poseedora de una visa de turismo tiene “restricciones muy claras”.

En ese sentido, cuando una persona entra al país con ese tipo de visado “se compromete a venir con propósito de turismo o a ver su familia con esos mismos fines” y “no a recibir un tratamiento médico”, según el letrado.

Gálvez tomó como ejemplo el caso del presentador mexicano de televisión Juan José Origel, conocido como Pepillo, quien compartió una foto en sus redes sociales del momento en el que recibía una vacuna contra el coronavirus en el sur de la Florida.

“En esa situación, el presentador de televisión nunca sometió una solicitud para una visa médica, [sino que] simplemente usó una visa de turismo para venir a obtener una vacuna de COVID”, aseguró.

Y apuntó: “Esa es una violación de las restricciones de esa visa de turismo”.

Según los conocimientos del jurista, que radica y ejerce su profesión en California, existe una visa médica y el extranjero que obtiene una debe probar a la autoridad de Inmigración por qué viene a recibir un tratamiento determinado y si está en condiciones de pagar los honorarios por un servicio hospitalario.

Florida, Nueva York, Texas y California son algunos de los estados que han comenzado a tomar medidas para evitar que viajeros consigan las limitadas dosis de inmunización. En el Estado del Sol, por ejemplo, la persona que aspira obtener una vacuna debe mostrar prueba de domicilio en el estado.

Los riesgos

Acorde con Gálvez, las personas que han optado por ingresar al país con una tarjeta de turista para aplicarse el inmunizante han “puesto en alerta” al Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“Si la persona entró una vez, Inmigración va a estar alerta porque sabe que va a querer regresar para recibir la segunda dosis, y ahora las autoridades tienen todo el derecho de rechazarle la entrada, quitarle la visa de turismo o imponerle una sanción hasta por 15.000 dólares”, explicó.

Pero la situación podría ser peor. “Tristemente, hay que decir que en el futuro si esa persona trata de regresar por turismo real, Inmigración puede anularle y quitarle la visa para siempre por lo que hizo por primera vez en el caso de las vacunas”.

Aun así, no hay penalidad de cárcel en estos casos, “simplemente se le quita la visa a la persona, no va a poder renovarla en el futuro o va a ser muy difícil lograrlo, y también pueden darle una multa”.

El abogado también puso en contexto el caso de madres procedentes de China, que en otro tiempo venían a tener sus partos en hospitales del país, con el fin de lograr para sus hijos la ciudadanía de Estados Unidos.

“Era una red, el FBI intervino, fue a las casas donde estaban estas mujeres y les quitó las visas a todos. Ahora veremos muy seguramente que el FBI se va a involucrar y si agarran a alguien entrando o pagando para venir a obtener estas vacunas, también les van a quitar las visas”, anticipó.

Fraude

DIARIO LAS AMÉRICAS también consultó a la abogada de inmigración María Herrera-Mellado, para quien una persona que entra a EEUU con una visa de turismo podría estar cometiendo un fraude por mentir, que puede ser castigado con la anulación de ese documento.

“Si una persona miente a una embajada o a un consulado y dice que viene como turista, cuando en verdad viene buscando vacunarse, le podrían acusar de fraude y podrían revocarle su visado”, dilucidó.

En congruencia con su colega Gálvez, la letrada aseveró que el Departamento de Seguridad Nacional y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) “tienen forma de saber cuándo una persona está realizando o ha realizado actividades que no son permitidas”.

Sobre las medidas adoptadas en Florida, que dan prioridad en la vacunación a los residentes del estado, Herrera-Mellado conceptuó que, si una persona llega a falsificar un documento, la agencia encargada de la vacunación puede llamar a la Policía y “ésta se podría informar a Inmigración”.

Recordó que el cirujano general del estado de la Florida, Dr. Scott Rivkees, emitió el pasado 21 de enero una orden de priorización para la aplicación de vacunas a residentes del estado y en esa directriz se enumeran los documentos que sirven de soporte a una persona para demostrar que tiene derecho a ser inoculado.

“Las personas tienen que demostrarlo a través de determinadas pruebas como un carné de conducir, una escritura o un comprobante de hipoteca”, señaló.

La especialista en asuntos migratorios indicó que existen algunas visas, como la E2 de inversor, la F1 de estudiantes, J1 de trabajadores en práctica, entre otras, que permiten a sus beneficiarios permanecer legalmente en el país y de esa manera podrían acceder a las dosis contra el COVID-19.

Finalmente, la abogada puntualizó que “moralmente” el denominado ‘turismo de vacunas’ es una “afrenta” contra los residentes que pagan sus impuestos en Florida y merecen ser priorizados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here