Viajar en auto con la mascota, un acto de responsabilidad

0
475
can

Aunque viajar en carro con una mascota es un gran plan para muchos hoy en día, esta es una experiencia que implica una gran responsabilidad y que también puede afectar la seguridad, tanto del animal como de los pasajeros.

Viajar con su perro o gato puede ser una experiencia divertida, pero también arriesgada, pues los animales pueden provocar distracciones en sus dueños o su movimiento dentro del vehículo puede bloquear la visibilidad del conductor y aumentar las posibilidades de que se presenten accidentes.

La primera recomendación es que los animales siempre deben ir atados y con doble correa, nunca ir sueltos o en brazos de una persona, incluso si el animal es de un tamaño pequeño.

“Es importante que las mascotas estén siempre atadas, no solo para evitar que se desplacen y comprometan la estabilidad del vehículo, sino también para su protección. Ante una frenada brusca a altas velocidades, este multiplica su masa convirtiéndose en un proyectil y en caso de impacto no solo podría lastimarse sino también herir a los ocupantes del carro”, explican los expertos.

Para ello, en las tiendas de accesorios para perros se pueden encontrar cinturones especiales que facilitan sus viajes en carro. Para los caninos también existe la opción de colocarle un arnés acolchado, que le permitirá moverse, pero también estar sujeto al asiento trasero si hay una frenada o accidente.

Otra forma de llevar a los animales es en una cesta de transporte o en un canil ubicado en el asiento trasero. Para quienes tienen autos con baul abierto, también se recomienda poner una red o una reja firme para llevarlo allí, aunque con mucho cuidado mientras se maneja.

La segunda recomendación tiene que ver con las condiciones para garantizar el bienestar de la mascota. Lo primero es que los animales siempre deben estar bien hidratados, por lo que es indispensable llevar agua fresca para darle a la mascota en el camino.

En términos de comida, se recomienda que las mascotas no coman antes del viaje. En el caso de los perros, por ejemplo, aunque no todos se marean, muchos se descomponen y son propensos al vómito en el camino. Por eso, es importante que no ingieran alimentos por algunas horas previas a salir.

Pero tampoco se recomienda darle de comer apenas lleguen al destino y se bajen del vehículo, pues en este momento generalmente están sobre-estimulados y “comer con desesperación tampoco les hará bien”.

Otra recomendación tiene que ver con el recorrido, pues se aconseja que cada cierto tiempo o cada cierta cantidad de kilómetros, el conductor se detenga y le permita al animal caminar, relajarse y hacer sus necesidades en medio del viaje.

Además, no se recomienda que el animal saque la cabeza por la ventaja, pero sí se debe garantizar una buena ventilación, por ejemplo, por medio del aire del carro para que las mascotas no sufran golpes de calor por encierro.

La última recomendación de 123Seguro es manejar de una forma tranquila, pues no hacerlo puede producir nerviosismo en las mascotas.

“Si antes de partir el animal sube al vehículo y no muestra signos de tranquilidad, es importante no arrancar hasta que deje de jadear o salivar. Mucho menos, dejar solo al animal en el auto en alguna parada que hagan los ocupantes del vehículo en la carretera”, nos recomienda el Dr. Rondon mèdico veterinario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here