LA TRAMA DEL JÓKER NO ESTÁ LEJOS DE LA REALIDAD DE LA SALUD MENTAL EN EL PERÚ

0
343
locos

Pues bien, a nivel de salud mental, [esa ficción] no está lejos de la realidad. Es más, en el Perú es hasta peor. Datos:

1. Tenemos solo 11 nosocomios a nivel nacional que tienen área especializada en salud mental.

2. Ningún seguro laboral —sea público o privado— cubre emergencias de salud mental. En la película, al menos tenían uno (aunque lo quitaron por presupuesto).

3. Del presupuesto del Minsa, solo el 0.1% se destina a salud mental. Lo ideal sería que al menos el 5% se destine para tal fin.

4. Al 2020, la segunda causa de morbilidad en el Perú será la depresión. Y el 80% de la población no tiene acceso a atención en salud mental.

5. El precio de los medicamentos que no producen efectos secundarios perjudiciales es prácticamente impagable para muchos.

6. La estigmatización en el país es fuerte. Por un lado, hay gente que sigue creyendo que para ir al psicólogo es porque “estás loco” y que los problemas de salud mental —como los relativos al estrés— son iguales a enfermedades mentales crónicas —esquizofrenia, depresión y ansiedad crónicas, TOC, etc.—.

7. En el sistema, a los psicólogos se les concibe como subordinados de los médicos, cuando el abordaje de ambas especialidades es diferente. Súmenle que ahora los psicólogos no pueden hacer diagnóstico (gracias al Congreso disuelto).

8. Los pacientes institucionalizados andan en condiciones muchas veces deplorables, ya que la familia los abandona.

9. En los últimos años se han proliferado los charlatanes, que te dicen que te van a resolver tus problemas usando «Flores de Bach» o con «frases motivacionales», o que por haber llevado un curso por Internet ya son «coachs«.

Y podría seguir con un largo etcétera… Una parte de lo que retrata Phoenix en Jóker es lo que viven a diario personas que no tienen acceso a medicación que les pueda ayudar a llevar sus vidas de la manera más “normal” posible; y hoy en el Perú hay gente que vive dramas peores que los de la ficción.

Por: Erich García Tafur

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here