La historia del panetón: dos leyendas que explican su origen

0
555
paneton

El panetón se ha posicionado como una de las estrellas centrales e infaltables en las mesas de Europa y Sudamérica durante la celebración de la Navidad y de Año Nuevo.

Con o sin pasas de uva, con frutas confitadas o con chispas de chocolate, el panetón y su típica forma abovedada tiene una historia detrás de su creación. En la siguiente nota te contamos las dos versiones de cómo nació este famoso producto de origen italiano.

Hay dos leyendas que cuentan cómo nació este dulce tan amado por millones de personas en el mundo.

Un aristócrata enamorado de la hija de un panadero

Hace más de cinco siglos, en 1490 un joven aristócrata se enamoró de la hija de un pastelero de Milán, su nombre era Ughetto Atellani de Futi. Para poder conquistarla, el joven se hizo pasar por aprendiz de pastelero y creó un pan azucarado con muchas frutas confitadas y un sabor extraordinario a limón y naranja que tenía forma de cúpula.

El pan quedó tan rico que se hizo famoso y la gente comenzó a acudir a la panadería preguntando por el “Pan de Toni”, que era el nombre del ayudante. Con el tiempo el nombre cambió a panettone. (Fuente: animalgourmet.com)

Un lavaplatos que salvó un banquete

Según la leyenda más conocida, el panettone nació en la corte de Ludovico El Moro, señor de Milán desde 1494 a 1500, en la Nochebuena. Se cuenta que el Duque celebró la Navidad con una gran cena, llena de deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa.

El postre iba a ser la natural conclusión de tan lujoso banquete, sin embargo, al momento de sacarlo del horno, el cocinero se dio cuenta que se había quemado. Hubo un momento de terror en la cocina de Ludovico, pero afortunadamente un lavaplatos, llamado Antonio, había pensado utilizar las sobras de los ingredientes para amasar un pan dulce y llevárselo a su casa.

Dada la situación, el joven Antonio propuso al cocinero servir su pan como postre. Era un pan dulce muy bien subido, lleno de fruta confitada y mantequilla que fue llevado inmediatamente al Duque.

El inusual postre tuvo un enorme éxito y Ludovico preguntó al cocinero quién lo había preparado y cuál era su nombre. El cocinero le presentó al Duque al joven Antonio, quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre. El señor entonces decidió llamarlo Pane de toni, que con los siglos se convertiría en panettone.

stollen fruit

Dato

El éxito de este postre superó hace tiempo las fronteras de Italia y se ha impuesto como tradición navideña también en varios países sudamericanos como Brasil, Argentina, Uruguay y Perú, gracias a los millones de emigrantes italianos que entre el final de siglo XIX y la mitad del siglo XX cruzaron el Atlántico en busca de oportunidades en Sudamérica.

Sea cual sea la historia verídica, millones de personas agradecen la creación de este delicioso manjar que alegra las mesas en las fiestas navideñas y de fin de año.

Elije a www.sobreruedas.news como tu portal favorito de noticias del mundo automotor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here