Estas son las razones para viajar a Suiza, según Roger Federer

0
312
suiza

El tenista Roger Federer, campeón suizo 20 veces ganador de torneos de Grand Slam, se ha convertido recientemente en vocero no remunerado de Turismo de Suiza.

A través de una conversación por Zoom desde su casa en el cantón suizo Grisones, explicó por qué los viajeros deberían visitar su país cuando vuelva a abrir ampliamente sus fronteras.

Federer ha dispuesto de mucho tiempo para redescubrir su propio ámbito durante la pandemia y reflexionar sobre lo mucho que significa para él su país mientras se recupera de una lesión de rodilla.

A lo largo de una entrevista de 30 minutos, habló de sus trayectos de senderismo favoritos, de algunas escapadas suizas que pasan inadvertidas a los radares y de su amor por el chocolate suizo, entre otros temas.

P: Muchos tenistas viven en Montecarlo debido a ventajas fiscales pero usted se ha quedado en Suiza. Y ahora está promoviendo el turismo suizo. ¿Por qué?

R: Es un buen momento para hacer esto ahora. Siento que siempre he representado a Suiza y que he desempeñado mi parte como embajador del país. Pero hacerlo en misión oficial es para mí algo muy agradable.

Me parecía que debía ser un poco mayor para hacer esto. Durante alrededor de 40 años he estado en unos 60 países quizá. Ahora vivo en Suiza y seguiré viviendo en Suiza.

Conozco muy bien el turismo de aquí; conozco muy bien los restaurantes y los hoteles de aquí. Y sé que en estos momentos todo el mundo está sufriendo. Es un buen momento en lo personal para poder dar un paso al frente y ayudar al país cuando esperamos volver a abrir todo pronto.

P: En el sitio web de turismo de Suiza, usted ha indicado algunas de sus rutas de senderismo favoritas. Cuéntenos acerca de algunas de ellas y también de los lugares por donde le gusta andar en bicicleta.

R: Me dicen que hay unos 65.000 kilómetros de rutas para ciclistas en Suiza. El senderismo y el ciclismo son actividades que todo el mundo puede hacer en este país.

Algunas de las rutas de senderismo más espectaculares que disfruto están en Gstaad, en los Alpes berneses. No son tan brutales en cuanto a subidas y bajadas, sino más bien pendientes uniformes, lo que para el senderismo es estupendo.

Lo mismo ocurre con Appenzell, que es un lugar muy bonito pero no tan famoso. También es adonde yo siempre iba de excursión cuando era chico. Cuando me lesioné en 2016 anduve mucho tiempo en las rutas de senderismo de Gräubunden, donde ahora vivo.

Tenemos el Parque Nacional Suizo allí; toda esa zona es increíble para hacer senderismo. El Tesino, la parte suiza de habla italiana, tiene algunos lugares fabulosos, vallecitos, cañones y ese tipo de cosas.

Uno de mis objetivos cuando me retire es tener tiempo para explorar nuestros senderos de bicicleta de montaña. El ciclismo de montaña se ha convertido en algo muy importante en Suiza, porque queremos que las regiones montañosas sean destinos durante todo el año.

P: ¿Puede darnos algunas recomendaciones sobre lugares poco conocidos?

R: Los suizos vamos a los lugares menos famosos, como lo hacen en su país los estadounidenses. Pero incluso nos gusta visitar sitios clásicos como el Puente de la Capilla en Lucerna, las cataratas del Rin en Schaffhausen, el Rin, el casco antiguo de Berna.

Se puede establecer la base en una de estas ciudades y hacer hermosas excursiones de un día a las montañas desde casi cualquier lugar. Incluso en Zurich o Ginebra se puede andar en auto unos 20 o 30 minutos como máximo y ya estar en el campo. Es lo bello de Suiza.

También es interesante que en Suiza tengamos cuatro idiomas distintos, lo cual hace que haya culturas muy diferentes.

Soy de Basilea y tengo acento de esa localidad, pero si uno se aleja media hora de allí, el acento cambia y la gente también es un poco diferente. Creo que los senderos del cantón Tesino no son tan conocidos y son muy bonitos.

Me encanta pasear por pueblitos donde la vida sigue siendo normal. Pequeños lugares donde la gente anda en tractores y hay un panadero, una iglesia.

Las personas de esos lugares no hacen varias cosas a la vez. Pasan sus días con total normalidad. Aparece alguien y quiere saber: «Hola, ¿qué lo trajo aquí?» Es algo muy amistoso, de modo que siempre se puede charlar con la gente.

Clubes de tenis

P: Háblenos de algunos de los clubes de tenis suizos en los que los visitantes pueden disfrutar de buena comida y jugar al tenis.

R: La vida de los clubes de tenis en Suiza es importante. En ellos es donde crecí yo. Hay muchos lugares espectaculares en los que se puede jugar tenis en Suiza.

El Club de Tenis de Ginebra, donde se celebra el Open de Ginebra, es realmente bueno. El Tenis Club de Genève Eaux-Vives también es muy bonito. Los clubes de Basilea, donde jugué en mi trayectoria de las competiciones Interclub, también están muy buenos.

En mi etapa de crecimiento se produjo un boom de construcción de clubes de tenis, de modo tal que uno de cada dos pueblos tiene su propio club. Debemos proteger esta cultura del tenis que tenemos.

Los restaurantes de los clubes de tenis son muy importantes. Muchos de los clubes donde he jugado tienen muy buenos chefs, muy buen servicio y muy alta calidad. La gente pasa mucho tiempo en esos clubes, así que la comida tiene que ser buena y, además, suele tener buenos precios.

P: Cuando usted vuelve a Suiza desde el exterior, ¿cuáles son los platos o las golosinas suizas que más ganas de comer le dan? Y si eso incluye el chocolate, ¿le gusta más el chocolate con leche o el chocolate amargo?

R: Quiero decir que, el chocolate, hola, es bienvenido. Si una persona es suiza ama el chocolate. Yo solía preferir el blanco, luego el con leche, y ahora me gusta también el amargo. Me gustan todos.

Después me gusta la Bündner Nusstorte, una torta de nueces de la región de los Grisones. Es regia. Y luego, por supuesto, está el Rösti, un plato de buñuelos de papas.

Tenemos un plato llamado Zürcher Geschnetzeltes, que es como carne picada con salsa de hongos, y me encanta, además comer ternera o pechugas de pollo estilo cordon bleu, que también son bárbaras.

SWISS CITIES. Switzerland is yours. Berne, Switzerland’s capital, sits astride the Aare River. View of the Old Town with the Nydegg Church on the left, the spire of the Cathedral in the background and the Swiss Parliament Building on the right. Ihre Schweiz. Bern, Schweizer Bundeshauptstadt an der Aare. Blick ueber die Altstadt: links unten die Nydeggkirche, i.H. Bildmitte das Muenster, rechts das Bundeshaus. A vous la Suisse. Berne, ville federale de la Suisse, est arrosee par l’Aar. Vue de la cite historique avec l’eglise de la Nydegg en bas a gauche; au fond, la cathedrale au milieu et le Palais federal a droite. Copyright by Switzerland Tourism By-line: ST/swiss-image.ch/Christof Sonderegger

Museos y festivales

P: Haga de agente de viajes para nosotros. ¿Dónde deberíamos ir si tenemos una o dos semanas en su país?

R: Volar a Zurich o Ginebra y viajar a partir de allí. En verano, creo que les convendría visitar Lucerna e Interlaken y tal vez la Jungfrau, Basilea, Zurich, la capital Berna, cuyo centro también es realmente hermoso.

Ademâs hay museos increíbles en Suiza. El museo de arte Fondation Beyeler es estupendo. A medida que yo crecía, visité con frecuencia el Museo Tinguely, que es muy interesante.

En Lucerna está el Museo Suizo del Transporte, que sigue siendo un lugar favorito para llevar a mis hijos. Es un sitio maravilloso donde se pueden ver tranvías antiguos, trenes, aviones, coches, bicicletas, lo que sea.

Por supuesto, contamos con una gran cultura de festivales en Suiza. En marzo se celebra el Fasnacht, un carnaval de Cuaresma en Basilea, y tenemos muy diversos festivales de jazz y de cine.

Los festivales musicales de verano en Suiza son increíbles, aunque no creo que este año se lleven a cabo. El Festival de Jazz de Montreaux es quizá el más famoso, pero también hay muchos otros más pequeños. Hay uno en Lucerna, hay uno en los Alpes también.

La atmósfera aquí, en verano, cuando todo el mundo puede andar al aire libre, es fantástica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here