El “odio” hacia los migrantes venezolanos se apodera de América Latina

0
261
veneco

“¿La verdad sobre los venecos? Por mí que los saquen como ratas”. Ese tuit es sólo uno de los mensajes destacados por el barómetro de xenofobia, una herramienta creada por universitarios y oenegés en Colombia para medir el “odio” contra los migrantes venezolanos. El contenido aterra.

“Comemierdas”, “hijos de puta”, “plaga” fueron otros de los insultos identificados por este medidor. El rechazo hacia los venezolanos que han emigrado masivamente en los últimos años crece en toda América Latina en un contexto económico sombrío y la pandemia del coronavirus.

Las salidas comenzaron luego de la elección como gobernante a Nicolás Maduro, el heredero de Hugo Chávez tras su muerte en el 2013, y se intensificó entre el 2014 y el 2015, con una crisis económica que arruinó el poder adquisitivo y llevó a más de cinco millones de venezolanos a abandonar el país en busca de mejores condiciones.

El flujo se ha relentizado, pero no se ha detenido al transitar el octavo año de recesión económica en la otrora potencia petrolera.

“En principio había una inmigración de clase media alta, que iba en avión con documentos en regla, algún ahorro”, explica Claudia Vargas, socióloga que investiga el tema en la Universidad Simón Bolívar de Caracas.

“No ocurre así desde el final del 2014” cuando clases más pobres comenzaron a emigrar.

Cerca del 60% de los más de 5.4 millones de migrantes venezolanos no tienen papeles. Y la mayoría, unos 1.7 millones, vive en Colombia, por delante de Perú, Chile y Ecuador, según el sitio Frontera Viva.

“LO PEOR ES PERÚ”

Los “venecos” ahora son responsabilizados por la inseguridad, la delincuencia, el desempleo, los déficits públicos, los problemas en los hospitales, y hasta por el aumento en los divorcios.

Y el discurso xenófobo se ha ido imponiendo en Chile, Ecuador, Brasil y Perú, además de Colombia, donde el barómetro ha hecho un análisis de los insultos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here