Nos subimos al Audi Q3 Sportback: un «mini Q8» que no deja indiferente a nadie

0
186

Hemos puesto a prueba el nuevo Audi Q3 Sportback: un SUV compacto de diseño coupé basado en el Audi Q3, uno de los best-seller de la marca, con quien comparte los grandes rasgos de diseño, motores, plataforma y tecnología. Según Audi, este nuevo Audi Q3 Sportback, mantiene la funcionalidad del Q3, pero ofreciendo un diseño y una agilidad marcadamente deportivas, para rivalizar con el BMW X2 y el Jaguar E-Pace.

El Audi Q3 Sportback se caracteriza por estrenar una zaga específica, donde se acentúa la caída del techo y adquiere gran protagonismo el enorme difusor trasero. Es tres centímetros más bajo que el Audi Q3, por lo que tiene una apariencia más musculosa. A grandes rasgos y, visto en vivo, el Q3 Sportback ofrece un gran empaque visual: se siente más estilizado, más agresivo y más bajo.

En el frontal del Audi Q3 Sportback, se ha efectuado un ligero rediseño. Ahora la calandra octogonal cuenta con un diseño interior en forma de panal de abeja; se han rediseñado las falsas entradas de aire laterales para hacerlas más deportivas y los pasos de rueda están más marcados. Y dentro del equipamiento, los grupos ópticos son, de serie, con tecnología LED y Matrix LED en opción.

Interior, a imagen y semejanza del Audi Q3

El interior del Audi Q3 Sportback es exactamente igual que el del Audi Q3. Cuenta con trazos modernistas y acabados muy buenos. La calidad de los materiales y sus ajustes son, sin duda, los mejores de su segmento. La sensación a bordo es de auténtica nave espacial: todo es digital, anguloso y vanguardista.

Cuenta con un cuadro de instrumentos completamente digital, con pantalla LCD de serie de 10,25″ o, en opción, de 12,3″, así como un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 10”. Se trata de un sistema compatible con Apple CarPlay y Android Auto, y con funciones conectadas a internet, como tráfico en tiempo real o posibilidad de acceso remoto al coche mediante una app de móvil.

Y, justo debajo del sistema multimedia, hay un sistema de climatización en el que agradecemos que se mantengan los botones físicos. En resumidas cuentas: el interior es sobresaliente y solo echamos de menos una colocación más lógica del selector de modos de conducción.

Detrás hay capacidad para 3 ocupantes, gracias a una banqueta trasera abatible, reclinable y deslizable en 13 cm (dos menos que en el Q3 “a secas”). Los ocupantes de hasta 1,80 metros de altura podrán viajar con espacio suficiente para las rodillas y la cabeza, a pesar de los tres centímetros que se pierden con la caída más pronunciada del techo. En líneas generales, las plazas traseras son casi tan practicables como las del Audi Q3 convencional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here