La planta de motores de Mercedes ya produce 1.000 respiradores al día

0
356
mercedes

En 1984, Paul Morgan, Mario Illien y Roger Penske se unían en la creación de Ilmor Engineering Ltd, centrada en los motores de combustión de alto rendimiento para el que se levantó un majestuoso edificio provisto de la última tecnología. Años más tarde, aquella fábrica situada en Brixworth, Reino Unido, a apenas media hora del circuito de Silverstone, comenzó a producir todos los componentes de los motores Mercedes de Fórmula 1.

Brixworth: De Ilmor a Mercedes HPP

Primero renombrada a Mercedes – Ilmor, y finalmente Mercedes AMG High Performance Powertrains, el interior de las instalaciones ha sido un lugar guardado con recelo para cualquier curioso, pues ahí seguía siendo el lugar de producción de los componentes a la vanguardia de la tecnología de las actuales unidades de potencia de la Fórmula 1.

Sin embargo, con la situación actual provocada por el coronavirus, Brixworth ha sufrido una completa transformación. Su maquinaria de alta precisión no produce hasta el más ínfimo componente de un motor Mercedes, sino que se centra al 100% en la producción de los tan necesarios respiradores, motivo por el que, esta vez sí, Mercedes ha permitido que echemos un ojo a tan enigmático lugar.

Y es que el éxito que Mercedes y la University College London han tenido con su dispositivo de ayuda a la respiración (CPAP) ha sido total. Con el esfuerzo del Project Pitlane, por el cual el tejido productivo de la Fórmula 1 se ponía a disposición de las autoridades, el servicio nacional de salud británico no dudó en pedir 10.000 de estos respiradores tras recibir el primer prototipo. Por este motivo, la planta de Brixworth ha sido adecuada hasta lograr producir 1.000 dispositivos al día.

Pedido de 10.000 unidades

Andy Cowell, máximo responsable de Mercedes AMG High Performance Powertrains, ha revelado orgulloso cómo el dispositivo ha despertado atención en muchos lugares diferentes del mundo, motivo por el que de mutuo acuerdo con la Univerity College London, decidieron liberar el diseño.

“Desde que anunciamos el proyecto, hemos recibido una increíble cantidad de consultas sobre el dispositivo desde todo el mundo. Liberando las especificaciones de diseño y fabricación, estarán disponibles en código abierto, permitiendo que las empresas de todo el mundo puedan producir estos dispositivos a gran velocidad y escala, respaldando la respuesta global al COVID-19”, añadió Cowell.

“Es un logro fenomenal que lleguen a los hospitales solo dos semanas después de la construcción del primer prototipo. Una muestra de lo que se puede lograr cuando las universidades, hospitales e industria trabajan juntos por el bien nacional.”, señaló David Lomas, de la University College London.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here